“100 veces más veloz”: Todo lo que debes saber sobre la nueva red móvil 5G

Los avances de la tecnología nos llevan por caminos más rápidos para la comunicación, como la nueva red 5G, que se espera sea 100 veces más veloz que la actual, con conexiones de hasta 10 GB por segundo.

Todo lo que debes saber sobre la nueva red móvil 5G

Extrema rapidez y mayor cantidad de dispositivos conectados son solo algunos de los elementos que promete traer consigo la nueva red  de telefonía móvil 5G. Y aunque aún está en pleno desarrollo, esta red, que ya se ha probado exitosamente en varios países del mundo, promete. Bloomberg Businessweek analizó sus principales características y novedades con respecto a la antigua tecnología.

¿Cómo funciona?

La red móvil 5G, a diferencia de la 4G, que se introdujo en 2009 y aún se continúa usando, planea ir más allá del espectro básico de comunicación al utilizar frecuencias más altas, que son mejor conocidas como ondas milimétricas. Pero aunque estas ondas son capaces de transferir mayor cantidad de datos, solo recorren distancias cortas, por lo que tendrían que instalarse pequeñas bases receptoras.

La función de esas antenas es transmitir una señal desde la torre 5G mediante la tecnología Massive MIMO, que significa múltiple entrada – múltiple salida. Esto añadiría más puertos de antenas, al menos 100, a las torres de telefonía, haciendo que los móviles envíen información a varias frecuencias.

¿Qué es lo diferente? Que con la tecnología 5G esa información no se transmite en todas las direcciones, como se hace en la actualidad, sino que enfoca las señales para que los usuarios manden y reciban datos al mismo tiempo.

¿Por qué es más rápida?

La verdadera función de esas bases receptoras será reducir significativamente el tiempo en que viajan las ondas de un lado a otro y descargar rápidamente datos que se encuentren alojados en servidores cercanos.

Para explicarlo de forma más sencilla, en lugar de que una solicitud sea enviada a una antena lejana, será capaz de encontrar una base cercana y procesarla, así se evitarán congestiones en el sistemas de redes. Y quizás el mayor agregado es que el hecho de que un dispositivo puede captar señales de radio de baja potencia contribuirá al ahorro de energía.

Según el artículo de Bloomberg, la cantidad de antenas en las torres y el hecho de que pueden transmitir y recibir simultáneamente hace que se puedan establecer más conexiones sin demora.

Un mundo de posibilidades

Las previsiones señalan que esta red móvil podría llegar a ser 100 veces más rápida que la actual y, además, tendría velocidades cercanas a los 10 GB por segundo. Explicado en leguaje sencillo, se podrá descargar una película de alta calidad en tan solo segundos.

Por otro lado, también aumentará la velocidad de transmisión y ancho de banda. Esto es especialmente útil no solo para los teléfonos móviles, sino de otros objetos de uso diario que demandan una conexión rápida y estable. Un ejemplo muy palpable es el de las comunicaciones entre los vehículos autónomos, que serán mucho más rápidas, lo que debería traducirse en menos accidentes de tráfico y congestionamiento.

Asimismo, se podrían transmitir datos como fotografías y videos de forma casi instantánea en el área de la telemedicina, que permitiría a los cirujanos operar de forma remota con bisturíes robóticos.

¿Cuándo entrará en acción?

Algunas empresas como A&T han hecho pruebas en hogares y negocios de Estados Unidos y en Corea del Sur se probó la red 5G en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018. Uno de los mayores de fabricantes de chips para teléfonos móviles, Qualcomm, indicó que probablemente algunos proveedores comiencen a ofrecer la tecnología 5G en 2019.

Pero todavía no se han definido los estándares que se usarán en la industria. Se prevé que algunas empresas implementen las tecnologías resultantes de patentes relacionadas, aunque los grandes fabricantes serán los que tendrán la palabra final sobre cómo y qué tan rápido evolucionará la tecnología 5G.

Acceture, una consultora irlandesa, estima que adecuar el sistema a la tecnología 3D costará unos 275 millones de dólares en un lapso aproximado de siete años tan solo en Estados Unidos, pero sería difícil calcular el impacto que tendría mensualmente en el servicio.

¡Compártelo con tus amigos!