¿Eres aficionado a los videojuegos? ¡Cuidado! Corres el riesgo de sufrir esta mortal enfermedad

Aquellos que pasan más tiempo jugando son más propensos a ella, e incluso los niños pueden resultar afectados.

aficionado a los videojuegos

Se trata de la trombosis venosa profunda, que puede perjudicar a los adictos a los videojuegos, tal y como alertaron médicos de Nueva Zelanda. Según informó el portal web The Telegraph, esta afección aparece en las personas que pasan mucho tiempo jugando sin moverse, y es capaz de desarrollar coágulos de sangre en el sistema venoso profundo, que pueden terminar siendo mortales. Básicamente es causada por la falta de movimiento.

Un sedentarismo mortal

Aunque esta enfermedad era asociada a las personas mayores, debido a que en la adultez la sangre se espesa, además de que intervienen otros factores como el sobrepeso y la falta de actividad muscular, en los últimos años en Nueva Zelanda se han evidenciado casos en niños. Los médicos han alertado sobre el riesgo que significa la trombosis venosa profunda en los jóvenes, que cada vez pasan más tiempo jugando frente a las pantallas.

Incluso, se ha detectado esta afección en adolescentes de 15 años, y hasta en un niño de 12, que la desarrolló luego de pasar cuatro horas consecutivas arrodillado jugando un videojuego. Los especialistas que lo trataron indicaron que se trataba de un paciente sano que no estaba en ningún grupo de riesgo, como quienes suelen padecerla.

Hasta Richard Beasley, un profesor del Instituto Medico de Investigación de Nueva Zelanda que ha estudiado la trombosis durante gran parte de su carrera profesional, quedó sorprendido por ese acontecimiento, que, a su juicio, demuestra el riesgo que representa esta enfermedad. Realmente es poco probable que un niño de 12 años pueda desarrollar un coagulo y, sin embargo, ocurrió.

Promover la movilidad

Este especialista también resaltó la importancia de que el gremio médico y la sociedad en general presten muchísima más atención al problema que representa la inamovilidad en niños y adultos. Pasar horas sentado en el trabajo o en aficiones que pueden absorber nuestro tiempo, pueden hacernos caer en el sedentarismo y, con el tiempo, pasarnos factura.

¡Compártelo en tus Redes!