Cómo proteger tu cuenta de Gmail aumentando su seguridad

Desde que el internet comenzó a popularizarse a nivel global en los 90s el correo electrónico rápidamente se convirtió en la herramienta más utilizada, y hoy en día sigue siendo la herramienta más usada debido a que absolutamente todos los servicios y plataformas online que necesitan la creación de una cuenta de usuario piden una cuenta de correo electrónico.

De esta forma, una cuenta de correo electrónico normal alberga información personal y profesional muy importante, con datos como la banca en línea e información de pagos online, datos personales, conversaciones íntimas, información de viajes, acceso a distintas plataformas o redes sociales, etc., sin duda alguna una gran cantidad de información que no debería caer en las manos equivocadas.

Por eso es tan importante tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar que un hacker o un cibercriminal pueda tener acceso a la cuenta de correo.

Afortunadamente, mejorar la seguridad de la cuenta de correo es muy sencillo y se puede hacer en 10 minutos. Todo comienza al iniciar sesión en Gmail, hacer unos cuantos cambios en la configuración de la cuenta y activar algunas de las medidas de seguridad que Google tiene para todos sus usuarios.

Medidas de seguridad para mejorar la protección de una cuenta de correo Gmail

Tener una contraseña fuerte (difícil de descifrar) es lo primero que se debe de tener en cuenta al momento de crear una cuenta de correo. Si un usuario sigue usando la misma cuenta de correo que creó cuando era más joven o sin tener conocimiento sobre la seguridad de la cuenta, es importante cambiar la contraseña por una que incluya mayúsculas, números y símbolos. Estos elementos terminan creando miles de combinaciones posibles, haciendo que el atacante no pueda descifrar la contraseña.

La primera medida de seguridad que se debe tomar para evitar que algún intruso pueda tener acceso a una cuenta de correo fácilmente es activar la verificación en 2 pasos.

La verificación en 2 pasos es el primer sistema de seguridad que cualquier persona debería de estar usando en cuenta, ya que incluso Google nos lo recomienda justo después de crear la cuenta y, en caso de no hacerlo, de vez en cuando al ingresar a la cuenta de correo. ¿En qué consiste? Básicamente, al activarla no basta con ingresar el correo electrónico y una contraseña, sino que se tendrá que ingresar un código numeral que se recibe al móvil.

Usar el modo incógnito del navegador es otra medida de seguridad que se debe de tener en cuenta al ingresar a la cuenta de correo en un ordenador ajena. De esta forma no se guardará la contraseña o el historial de navegación, algo que es de gran ayuda al proteger la cuenta contra descuidos a iniciar sesión.

En caso de que alguien consiga obtener acceso a la cuenta de correo, es importante configurar las alertas de seguridad para recibir instantáneamente un aviso sobre la amenaza de seguridad en la cuenta. Estas alertas se configuran desde la cuenta de correo y lo único que se tiene que hacer es asegurarse de que la opción de ‘Riesgos de seguridad graves’ y ‘Otra actividad de tu cuenta’ estén activadas para alertar en caso de un intruso en la cuenta.

Comprobar el historial de actividad o vigilar los dispositivos conectados es otra forma de proteger la cuenta y estar al tanto en caso de que un intruso haya estado ingresando a la cuenta de correo. Está opción es de gran ayuda cuando se sospecha que otra persona tiene acceso a la cuenta. De esta forma es posible comprar qué dispositivos han tenido acceso a la cuenta de correo en los últimos 28 días, revelando la localización y la última fecha en la que cada dispositivo ingreso a la cuenta.

¡Compártelo en tus Redes!