Tarot telefónico: ¿por qué es más popular que las consultas presenciales y la videncia online?

Tarot telefónico

Cuando llegaron las nuevas tecnologías y las plataformas de videollamada, muchos pensaron que las videoconsultas online dejarían fuera de juego al tarot telefónico. Una llamada telefónica no parecía que pudiera competir contra las videollamadas, pero así ha sido. Los servicios de tarot por teléfono están viviendo una segunda edad de oro.

Usar el teléfono tiene varias ventajas frente a las consultas que se realizan por otros medios: la inmediadez, la comodidad, el precio y la confidencialidad son algunas de ellas. Por lo tanto, las razones del éxito del tarot telefónico en pleno siglo XXI son económicas, psicológicas y tecnológicas.

En la actualidad, cada vez son más los usuarios que optan por el tarot telefónico. De entre los medios para realizar consultas cartománticas, el tarot por teléfono es el que cuenta con una mayor popularidad, tanto por la cantidad de consultas que se efectúan como por el volumen de negocio que maneja.

Inmediatez y comodidad

Estos dos factores, la inmediatez y la comodidad que permite el servicio telefónico, son los que han desbancado las consultas presenciales del tarot tradicional. El teléfono está a la disposición de los usuarios durante el día y la noche, por lo que pueden llamar en cualquier momento, mientras están cómodamente sentados en su sofá favorito o desde el lugar que prefieran. No es necesario desplazarse ni salir de casa.

El precio: factor determinante

La competencia online obligó a los servicios de tarot telefónico a reducir sus tarifas de precios, que pasaron a ser realmente asequibles. Además de los precios, que se encuentran en un continuo descenso, también se ha producido un incremento en la calidad de los servicios.

Con el paso del tiempo, los profesionales de este sector han llegado a la conclusión de que un buen servicio, serio y fiable, es lo único que puede asegurar el interés de una clientela asidua a largo plazo.

Confidencialidad y privacidad

Otro factor muy valorado por los usuarios es la privacidad. Son muchos los que no desean realizar una consulta presencial por el temor y la incomodidad de ser vistos por otras personas y por la misma tarotista, que puede reconocer la identidad del cliente. Entrando en un gabinete se pierde la privacidad.

El tarot telefónico es la mejor solución, pues permite que el vidente y el usuario puedan hablar con libertad y de forma confidencial. La posibilidad de ser descubiertos por terceras personas no existe en esta modalidad.

Por otra parte, el hecho de que el teléfono supone una barrera física y permite el anonimato puede ayudar a que el cliente se sincere más, lo que es importante para que los resultados de la consulta sean mejores.

¿Y qué ocurre con las plataformas online de tarot?

Hay algunas razones tecnológicas que juegan en contra de las plataformas online. Sin duda, estos factores irán desapareciendo con el tiempo, pero hoy en día aún se encuentran presentes.

Por ejemplo, no todos disponen de un ordenador o de un teléfono móvil, aunque pueda parecer extraño. Además, algunas personas no saben utilizar las plataformas online. El teléfono es mucho más simple.

En cuanto a las videoconsultas online, que aparentemente deberían reunir las ventajas del tarot telefónico (inmediatez, comodidad y un buen precio) y el hecho de poder ver al tarotista, como en las consultas presenciales, en la práctica no resultan tan ventajosas, pues no permiten el anonimato.

¡Compártelo en tus Redes!