Patinetes eléctricos para niños ¿son aconsejables?

A continuación vamos a analizar la conveniencia o no de utilizar los patinetes eléctricos por parte de los niños, y es que se trata de un regalo muy de moda pero para el cual debemos tener en cuenta una serie de precauciones que son esenciales.

Patinetes eléctricos para niños

Como podemos ver en esta guía, existen numerosos tipos de patinetes eléctricos tanto para niños como para adultos, consiguiendo de esta forma desde crear un juguete con el que nuestros pequeños se pueden divertir tanto solos como acompañados por sus amigos, como un medio de transporte a través del cual poder desplazarnos de un modo más económico a la vez que ecológico a cualquier lugar de nuestro día a día. Es por ello que en esta ocasión vamos a valorar la utilización de los patinetes eléctricos por parte de los niños, además de que también tendremos en cuenta algunos de los aspectos clave en materia de concienciación.

El patinete eléctrico, una forma divertida de concienciar a nuestros hijos en materia de transporte ecológico

Antes de nada es importante tener en cuenta que un patinete eléctrico no sólo sirve para desplazarnos, sino que también es una alternativa de ejercicio saludable para niños, ya que por una parte el desmotiva moverse con mayor frecuencia y recorrer distintas distancias, además de que también es la mejor forma de animarlos a que salgan a la calle y dejen de lado durante un rato los videojuegos y ordenadores.

Pero en cualquier caso debemos partir de la base de que estamos hablando de un medio de transporte no sólo económico sino también ecológico, es decir, a motivar a nuestros hijos a utilizar este tipo de dispositivos, a la vez también nos estamos concienciando dentro del ámbito de la ecología, de manera que será mucho más fácil que entiendan la importancia de optar por energías alternativas a través de las cuales se pueda conseguir tener la mano a nuestro medio ambiente para evitar el constante deterioro al que nos sometemos los seres humanos a través del abuso.

Por esa razón, en primer lugar ya estamos observando dos importantes beneficios para nuestros pequeños, de manera que en buena medida podríamos decir que efectivamente los patinetes eléctricos para niños son aconsejables, pero eso sí, es muy importante que tengamos en cuenta una serie de recomendaciones como por ejemplo las propias del fabricante, o incluso la normativa que se establece en los distintos países que intentan crear un límite de manera que nuestros hijos puedan utilizar un patinete que realmente se adapte a su edad.

Elige un patinete que se adapte a la edad de tu hijoElige un patinete que se adapte a la edad de tu hijo (y a la legalidad vigente)

Es frecuente encontrar a día de hoy en nuestras calles a niños llevando patinetes eléctricos o los populares hoverboard, que básicamente son patinetes sin manillar. Sin embargo, en la mayor parte de los casos no se cumplen las recomendaciones o incluso exigencias legales en materia de edad o características físicas para algunos de estos dispositivos.

En este sentido hay que prestar atención a la legislación que destaca que estamos hablando de vehículos que no entran dentro del código de la circulación, pero que pueden circular por la calzada siempre y cuando se trate de vías expresamente autorizadas para ello, y en ningún momento pueden circular por las aceras.

Sin embargo, cada ayuntamiento puede pulir esta normativa en función de sus intereses u objetivos, es decir, ayuntamientos que pueden permitir que este tipo de patinete eléctrico circule por las aceras, pero hasta la fecha en todas o en la gran mayoría está prohibido, un detalle que debemos tener en cuenta puesto que es muy habitual utilizar este medio de transporte precisamente por la acera ya que lo último que queremos es que nuestros hijos vayan por la calzada.

En cualquier caso hablamos de un vehículo de movilidad personal del tipo A, por lo que en la mayor parte de ciudades se prohíbe su utilización en la vía pública a menores de 16 años.

No obstante, es importante tener en cuenta que en el mercado tenemos una amplia variedad de alternativas en este sentido, es decir, hay patinetes eléctricos de gran potencia que pueden incluso superar los 20 km/h, en cuyo caso evidentemente estamos hablando de palabras mayores a la hora de movernos por la vía pública, mientras que hay otras opciones especialmente diseñadas para niños que revisten un menor riesgo debido a su escasa velocidad pero que a la vez también se tienen que acceder a la legalidad y a la normativa.

Desde una perspectiva general, los fabricantes recomiendan que los menores de ocho años no utilicen los patinetes eléctricos salvo si están siendo vigilados por un adulto, en cuyo caso no existe una limitación a este respecto. Sin embargo, para los patinetes de mayor potencia, la edad mínima generalmente se establece alrededor de los 12 años, siempre y cuando no exceda de los 20 km/h.

patinete eléctricoEsto significa que tenemos la posibilidad de encontrar patinetes que sin ningún tipo de problema se van a adaptar a nuestros hijos, pero debemos estar atentos a las características sobre todo con el objetivo de tener claras las limitaciones tanto en materia legal como a la hora de garantizar la seguridad para nuestros pequeños.

Algunos consejos a tener en cuenta cuando tus hijos utilicen el patinete eléctrico

Y es que es precisamente la seguridad lo que más nos tiene que preocupar a la hora de regalar un patinete eléctrico a nuestros hijos, aunque también cabe destacar que en la mayor parte de los casos estamos hablando de sistemas que son muy seguros, ya que la velocidad no es excesiva y, siempre y cuando el niño sea responsable, no habrá riesgos que no podamos encontrar con otros medios de transporte como por ejemplo la propia bicicleta.

Por ejemplo, un riesgo para los patinetes está en el hecho de que, al ser pequeños, una de las cosas que nos encanta es meternos en los charcos, y precisamente eso no va demasiado bien con las baterías, además de que los menores siempre deberán llevar casco, coderas y rodilleras así como cualquier elemento de protección que evite que puedan lesionarse al utilizarlos.

Si mantenemos las medidas de seguridad y evitamos incumplir la normativa o legislación de nuestra ciudad, tendremos total libertad para poder regalar este tipo de dispositivo a nuestros pequeños.

¡Compártelo con tus amigos!