Kilroy, el misterioso graffiti de la Segunda Guerra Mundial que dio origen al meme

Se trata de una figura muy conocida entre muchos veteranos de la Segunda Guerra Mundial: la estampa de un hombre calvo que asoma su larga nariz por una linea que parece representar un muro y, sobre el cual, se deja ver la frase “Kilroy was here” (Kilroy estuvo aquí).

¿Quién era Kilroy?

Fue todo un enigma que surgió en aquella disputa, pues todos desconocían quién era el tal Kilroy (si es que así se llamaba) y por qué dejaba marcado algunos sitios con ese graffiti. La primera vez que apareció la figura fue cuando ingresaron las tropas americanas a Túnez, en la primavera de 1943. Mientras más avanzaban los militares estadounidenses más imágenes de graffitis de Kilroy iban apareciendo en Francia, Italia y Alemania.

Descubrir la identidad de Mr. Kilroy pasó a convertirse en un tema que ocupó la imaginación y la curiosidad de muchas personas: llegó a tal punto que no faltó quien aseguró que Kilroy era un espía, un superior del Ejército de Estados Unidos que dejaba su “huella” con el único fin de poner nervioso a Hitler. Para aclarar el misterio, y de paso darse propaganda, una marca de coches creó un concurso con el objetivo de encontrar al enigmático grafitero. Como era de esperarse, surgieron muchos soldados con el mismo apellido del personaje que afirmaron ser el auténtico Kilroy, pero ninguno logró aportar suficientes pruebas.

El “verdadero” Kilroy

Justo cuando el concurso estaba por declararse desierto apareció finalmente un tal James Kilroy, trabajador de un astillero quien era el encargado de inspeccionar los remaches de las planchas de acero destinadas a las embarcaciones que trasladaban tropas. Marcaba con tiza las planchas como señal de revisión satisfactoria, pero al ver que estaban siendo devueltas muchas planchas porque la marca se borraba, decidió utilizar pintura indeleble para marcarlas con “Kilroy was here”.

Así entonces, el graffiti comenzó a ser visto por gran cantidad de soldados que en su viaje hacia el frente lo encontraban en las planchas de las salas de máquinas, de los comedores y de los camarotes. El mensaje era simple, tenía gancho y algo de burlón: perfecto para ser estampado en los sitios que los nazis abandonaban tras ser derrotados. De esta manera, y aunque James Kilroy nunca estuvo en el frente, muchos soldados adoptaron el dibujo como muestra de que al ejercito norteamericano nadie ni nada lo podía detener.

Lo cierto es que con el paso de los años se fue desvaneciendo la fuerza de este graffiti. Aunque indirectamente, de lo que no existe duda es que fue el pionero de una época que estaba por llegar, mucho antes del aterrizaje de Internet y las redes sociales, esas máquinas capaces de viralizar y construir de la nada lo que hoy conocemos como meme.

¡Compártelo en tus Redes!