¿Por qué integrar una tarjeta gráfica a un servidor dedicado?

Por qué integrar una tarjeta gráfica a un servidor dedicado

La tarjeta gráfica es uno de los componentes más importantes de cualquier ordenador. Esta tarjeta de expansión es la encargada de procesar los datos provenientes de la unidad central de procesamiento, el procesador, y transformarlos posteriormente en información visible en el dispositivo de salida, como puede ser un monitor. Su origen se encuentra estrechamente vinculado con los primeros juegos de la historia, así como con otras tareas como la maquetación o el diseño gráfico.

A pesar de su aplicación original, los avances en la informática han expandido su utilización a otros campos como la computación de alto rendimiento o el análisis de macrodatos (Big Data), en los cuales han conseguido explotar todas sus ventajas.

La importancia de las tarjetas gráficas en estos nuevos campos de la informática también se puede apreciar en uno de los principales motores de los negocios en la actualidad, el Cloud Computing.

La computación en la nube es un conjunto de programas y servicios que se encuentran alojados en un determinado servidor conectado a Internet, al cual se puede acceder desde cualquier ordenador con conectividad. De esta forma, los usuarios y las empresas no necesitan instalar aplicaciones ejecutables en los discos duros, ya que toda se almacena directamente en la nube. Unos servidores dedicados, donde siempre destaca un servidor con tarjeta gráfica, que han sido los encargados de garantizar el funcionamiento correcto de las páginas web y proyectos de virtualización en los últimos años.

tarjeta-grafica-nvidiaVentajas de las tarjetas gráficas

Los ordenadores que incorporan una tarjeta gráfica suponen siempre una mejor opción para las diferentes aplicaciones con respecto a aquellos equipos que únicamente cuentan con una unidad central de procesamiento (CPU). La diferencia está en la arquitectura de cada uno de estos dos componentes, ya que cada uno de los procesadores realiza sus propias tareas.

La unidad de procesamiento gráfico (GPU) se encuentra diseñada para realizar procesamientos paralelos o masivos en los que participan importantes cantidades de cálculos matemáticos, por lo que tienen la capacidad de hacer varias tareas de forma simultánea. Una potencia transcendental para los servicios alojamiento web a la hora de conseguir una perfecta ejecución, especialmente con un servidor dedicado con el que se disponga de total autonomía.

La CPU cuenta con diferentes núcleos optimizados para realizar cálculos en serie secuencial, por lo que dependiendo del modelo pueden llevar a cabo un determinado número de operaciones al mismo tiempo. Por este motivo, la integración de una tarjeta gráfica en un equipo, especialmente si se trata de un servidor dedicado, ayuda a mejorar significativamente su rendimiento debido a su capacidad a la hora de procesar de forma paralela grandes cantidades de datos.

Dos componentes fundamentales que se complementan en la práctica, ya que ambos se necesitan para realizar varios cálculos al mismo tiempo. En cualquier caso, para comprender la importancia de las tarjetas gráficas basta con observar su presencia en diferentes campos como el Big Data.

La importancia de las tarjetas gráficas en el Big DataLa importancia de las tarjetas gráficas en el Big Data

Las tarjetas gráficas se han convertido en uno de los componentes claves en los proyectos de Big Data y aprendizaje automático o aprendizaje de máquina. Como hemos comentado anteriormente, las CPUs se encuentran limitadas en su capacidad de carga, mientras que las GPUs están diseñadas para procesar grandes cantidades de datos de forma paralela. Una naturaleza de procesamiento ideal para aquellos proyectos que necesitan procesar datos masivos con el objetivo de conseguir una serie de patrones de comportamiento o bien para realizar un sistema de recomendación. Una solución con la cual se puede conseguir reducir los tiempos necesarios para procesar los datos y el coste de los gastos que suelen derivar de los cálculos de estos datos.

La potencia y arquitectura de las tarjetas gráficas han permitido que actualmente se lleven a cabo diferentes proyectos impensables con el enfoque clásico de una unidad central de procesamiento (CPU). El mundo digital se encuentra sumergido en una constante necesidad de una mayor capacidad de procesamiento que solo las GPUs son capaces de ofrecer en la actualidad.

Los procesadores no pueden seguir la innovación que están sufriendo las GPUs en los últimos tiempos. Una potencia bruta que está siendo muy bien aprovechada por ámbitos como la inteligencia artificial, el Big Data, el aprendizaje automático o la propia computación en la nube. Por este motivo, NVIDIA, empresa especializada en el desarrollo de unidades de procesamiento gráfico, está apostando cada vez más fuerte por chips destinados a estos nuevos ámbitos.

NVIDIAEmpresas especializadas en la computación en la nube y en servidores dedicados como Ikoula trabajan con las mejores GPUs de NVIDIA, concretamente con la potente GTX 1070. Una tarjeta gráfica que cuenta con 8 GB DD5 RAM y 1920 núcleos, idóneos para realizar un procesamiento paralelo óptimo de grandes cantidades de datos. De esta forma, la empresa francesa se muestra como un fiel reflejo de la importancia de integrar una tarjeta gráfica a un servidor dedicado, ya que la potencia de este componente otorga unas características idóneas para obtener grandes resultados en todos los ámbitos del mundo digital.

¡Compártelo con tus amigos!