Smishing ¿Qué es y cómo detectarlo en el móvil para evitar ser estafado?

Los delitos online son una gran amenaza. Aunque solemos pensar que no nos sucederá porque somos capaces de detectarlos, la verdad es que la mayor parte del tiempo los estafadores consiguen completar su cometido con éxito.

La Interpol asegura que los hackers suelen usar el smishing para realizar fraudes. De hecho, afirman que es una de las técnicas de ingeniería social que más ponen en práctica.

No es más que el uso de métodos pishing de engaño, con el fin de obtener información de valor. Puede ser información personal, confidencial o de cualquier otro tipo que los ayude a estafar a alguien. Lo realizan a través de mensajes de texto y no por medio de correos electrónicos.

Esta técnica ha sido utilizada desde el 2008. En la actualidad, no solo se realiza a través de SMS, sino también mediante las aplicaciones de mensajería, como WhatsApp.

La metodología es sencilla. Envían mensajes que manipulan para que sus víctimas hagan clics sobre enlaces que resultan ser fraudes.

A veces, se trata de una web en la que piden que se rellenen unos formularios. Estos formularios pueden ser bastante invasivos y solicitar incluso datos de tu tarjeta de crédito.

En otras ocasiones, comparten un número de teléfono y piden ser contactados por esa vía. Eso hace que la estafa se realice con mayor rapidez.

¿Cómo detectar este tipo de mensajes?

Por lo general, envían una oferta demasiado atractiva. Pueden ser promociones, ofertas o hasta premios. En otros casos, se hacen pasar por tu banco y te piden que actualices tus datos.

“Acción urgente”

Esta técnica también presiona a sus víctimas recurriendo al factor de la urgencia. De esa forma, la gente puede entrar en pánico y los estafadores se aprovechan de ello.

Este truco es utilizado con frecuencia. Te hacen creer en algo que necesita tu respuesta de la forma más inmediata posible.

Si te parece algo demasiado bueno, desconfía de ello. Si te llaman haciéndose pasar por algún banco o institución importante, contacta directamente con la entidad por la que se hacen pasar para comprobar que se trata de algo verdadero.

Nunca des datos que sean muy privados. Por ejemplo, no compartas tu número de teléfono ni tus datos bancarios.

Si caes en estas trampas, automáticamente serás una víctima de fraude. Tus datos podrán ser divulgados en la web oscura o vendidos a ciertos tipos de empresas.

Otras técnicas para obtener datos

Algunos estafadores infectan tu teléfono con un virus o con un malware una vez que haces clic en el enlace. Así pueden enviar mensajes automáticos.

No existen formas de eliminar por completo la aparición de este tipo de mensajes. Los expertos recomiendan utilizar diferentes contraseñas para cada sitio web. Y si desconfías, asegúrate primero contactando con las entidades responsables.

Si recibes mensajes de números sospechosos y no te fías, evita el problema de raíz y, simplemente, no abras el mensaje.

Atentos a las señales

No confíes en mensajes bancarios que provengan de números que tú no conoces. Si tiene un código extraño, un enlace o un mensaje que haga una llamada de urgencia, mantén altas las alertas.

Si verificas tu historial de llamadas y ves números desconocidos, puede ser que hayas recibido un malware que realice llamadas automáticas.

Si tu teléfono falla, puede que esté infectado con un spyware. Las señales a las que debes estar atento incluyen batería que se descarga con rapidez y problemas para enviar mensajes.

Si ves que estás gastando demasiados datos, sospecha. Puede que te estén robando datos sin tu permiso.

Si tu factura muestra una suma excesivamente alta, puede deberse al uso de datos que realizan. Revisa con constancia.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir