El descenso en la venta de ordenadores ha generado un significativo incremento en la oferta de tablets en todo el mundo, por lo que tomar la decisión de comprar una u otra suele ser algo complicado ante la inmensa variedad de marcas, modelos, tamaños, rendimiento, etc. En fin, son varios aspectos a tener en cuenta antes de adquirir el dispositivo más adecuado para nosotros. Uno de ellos, y quizás el más importante, es decidir por cuál sistema operativo nos inclinamos.

En grandes líneas, Samsung, Apple y Microsoft son los principales fabricantes de tablets y sus sistemas operativos dominantes son Android, iOS y Windows respectivamente. En esta oportunidad hemos preparado una serie de análisis y comparativas de tablets según esas tres opciones, indicando tanto sus ventajas como inconvenientes.

Tablets Android

Su ventaja principal es que con este sistema operativo desarrollado por Google se fabrican la mayoría de tablets del mercado, lo que hace aún mas amplio el catálogo de marcas y referencias para escoger y, por consiguiente, una interesante variedad de precios que van desde dispositivos ‘low cost’ hasta las más refinadas tablets de gama alta.

A su favor también tienen la inmensa cantidad de aplicaciones que son desarrolladas para Android, aunque esto también suele convertirse en un inconveniente porque el hecho de instalar muchas de estas apps en las tablets hace que disminuya su rendimiento y aumente el consumo de batería.

iOS y su iPad

El iPad fue la primer tablet en alcanzar éxito comercial, y eso, indudablemente, le otorga la ventaja de la experiencia a su fabricante: Apple. La compañía de la manzana mordida es la que más tiempo lleva produciendo estos dispositivos, los cuales han sido mejorados y optimizados a través de los años según los requerimientos de los usuarios.

También cuentan con una infinidad de aplicaciones en App Store (más de 475.000) cuyo número mantiene creciendo, ya que la plataforma es considerada como la más rentable para los desarrolladores. El inconveniente es que, a diferencia de Android, no poseen una amplia gama de precios, por lo que son catalogadas como las tablets menos asequibles para los usuarios. Sin embargo, se venden por montones.

Tablets Windows

Estos dispositivos tienen la ventaja de presentar un entorno similar al que por años llevamos trabajando en los ordenadores con Windows, por lo que las percibimos más amigables para su manejo. Otro aspecto a su favor es la seguridad y que albergan de forma nativa Microsoft Office.

Como inconveniente podemos señalar el limitado desarrollo de apps para el sistema operativo, lo que deja en clara desventaja a las tablets Windows frente a sus competidoras.

Elegir cualquiera de estas 3 alternativas al momento de comprar una tablet depende mucho de las necesidades de uso y preferencias que tengamos. Y tú, ¿con cuál te quedas? ¿qué motivos tienes para escoger?

¡Compártelo en tus Redes!