¿Cómo detener un correo electrónico que acabas de enviar?

Es un hecho, te has pifiado y acabas de efectuar el envío de un correo electrónico a la persona que no debías. Pero evitar el desastre aún es posible...

Envío equivocado de correo electrónico

Cancelar o detener el envío de un correo es una acción imposible de deshacer en la mayoría de los casos. Una vez pulsas el botón ‘enviar’, el e-mail inicia su trayectoria rumbo a la bandeja de entrada del destinatario.

Este viaje no tiene un camino directo, los mensajes transitan por distintos servidores que se encargan de dirigirlos por la Red demorando unos cuantos segundos antes de llegar a su objetivo. Aunque en la práctica, es como si estos correos aparecieran de inmediato en el móvil o el ordenador del receptor.

No obstante, existen algunas excepciones destacadas que nos pueden ayudar a salir del apuro cuando nos percatamos de la equivocación, justo después de pulsar la fatídica tecla. Son varios los servicios de este tipo de mensajería electrónica como el correo de Gmail, que cuentan con funcionalidades extras que permiten ajustar la configuración para enviar e-mails luego de transcurrir determinada cantidad de segundos o incluso minutos.

Mientras tanto, estos mensajes permanecerán en la bandeja de salida. En esa carpeta es donde también podemos encontrarlos en caso de que el dispositivo no esté conectado a la red o no tenga cobertura, a la espera de poder iniciar su viaje en cualquier momento hacia el destinatario.

Deshacer envío

En el caso de Gmail, el servicio de correo electrónico gratuito de Google, el envío de estos mensajes puede ser bloqueado o suspendido durante unos segundos a través de una función específica que se encuentra entre sus opciones de configuración.

Puntualmente se trata de la instrucción ‘deshacer envío‘ (‘undo send’, en inglés), que al ser activada permite elegir el número de segundos durante los cuales se podrá cancelar el envío de un correo electrónico para hacer correcciones o adjuntar algún archivo. Con esta “salvadora” herramienta, es posible elegir periodos de gracia máximos de 30 segundos, suficientes para evitar una lamentable equivocación.

Con esa misma alternativa cuentan los usuarios de Outlook, el  servicio de correo electrónico personal y gratuito de Microsoft.

¡Compártelo en tus Redes!