Construcción

El concreto es uno de los principales componentes en la construcción de las grandes infraestructuras de Colombia. Puentes, carreteras, aceras, puertos y edificación familiar son algunos de los ámbitos donde el concreto ha ido comiendo terreno a otros materiales, después de que a finales de 2013, la crisis en la planta de refinería de Barrancabermeja dejó a la empresa puntera en asfalto, Ecopetrol, ante el riesgo ya no solo de no producir sino importar asfalto para cumplir con los plazos comprometidos en el ámbito de la infraestructura vial. Este hecho, junto con la bajada de precios de las cargas impositivas al sector, ha provocado un auténtico boom del concreto en el estado latinoamericano.

El hormigón es uno de los productos más recomendados para la construcción de estructuras que requieren de una gran resistencia al uso continuado y al tiempo, grandes dosis de flexibilidad antes de una ruptura. Por ejemplo, para la construcción de carreteras, el concreto u hormigón, además de aportar las características de la mezcla de áridos, suman un importante hándicap: resulta mucho más barato de producir e instalar, y su impacto medioambiental. De ahí que las plantas de concreto se hayan multiplicado en los últimos años en el país, hecho que un gran fabricante de plantas de concreto en Colombia como Rometa valora como positivo.

Una de las áreas anexas que han visto repuntado su volumen de negocio en el mercado nacional son las empresas bloqueras, que han encontrado en el concreto la fórmula de la estandarización para los modelos de bloqueras o máquinas de hacer bloque fácilmente montable en obra. Estos block estándares permiten una producción mayor en un menor tiempo y a un coste cada producción menor que la anterior.

Un sector en positivo

El año 2015 comenzó con una importante desaceleración en el sector constructivo colombiano. Sin embargo, a pesar de esta tónica inicial, el mercado del concreto no solo supo mantener sus números en positivo, sino que además afianzó esta presencia en todo el año 2016.

El crecimiento real de las construcciones de obra civil en Colombia viene marcado por un dato: si observamos la variación anual promedio de los últimos trimestres del sector, nos encontramos con porcentajes de aumento en positivo del orden del 16%. El PIB de este mismo periodo varió apenas un 4,9%.

El por qué de estos datos lo encontramos en una realidad palpable: el incremento de la demanda de terrenos adecuados para la proyección de las grandes obras civiles del Estado, así como la instalación de nuevos sistemas de alcantarillado. En los últimos años, en respuesta a una evolución positiva de la economía nacional y la demanda de los ciudadanos de mayores servicios y equipamientos, el Gobierno ha implementado importantes mejoras en el asfaltado con concreto de las calles y nuevos proyectos de vivienda.

Según los últimos datos hechos públicos por DANE (año 2015), la producción de concreto en metros cúbicos en los últimos años, ha pasado de los 550.00 metros cúbicos en 2011 a los 750.000 metros cúbicos en 2015, último año del que se han facilitado los datos.

Evolución del mercado del concreto

Zambulléndonos más en los datos aportados por la entidad DANE, se observa que por ejemplo, el pico de máxima producción se ha registrado en mayo, con 742 mil metros cúbicos de concreto fabricado. Respecto al mismo periodo del año anterior, los datos aportar un avance de más de un 3,5%. En esos primeros seis meses del ejercicio, entre enero y mayo, el crecimiento medio establecido fue de más de un 2,6%.

Las regiones con mayor producción

Sin embargo, a pesar de que el sector está en alza, el desarrollo no está siendo simétrico en todo el territorio colombiano. Así, la región de Bogotá se lleva el mayor volumen de producción, y también de consumo. En total, en el último año con datos registrados, y siempre según DANE, el estado produjo cerca de 3,3 millones de metros cúbicos de hormigón.

De esta producción total, el 39,3% le corresponde únicamente a Bogotá. Antioquía queda algo más rezagada en la producción de este producto ideal para obra civil con un 11, 5% del cupo de fabricación nacional. Más lejos se encuentran los estados de Atlántico y Bolívar, con un 9,1% y 6,2%, respectivamente.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir