Claves para convertirse en autónomo en 2018

Emprender siempre es duro pero puede llegar a ser muy gratificante, así que los que tienen una idea en mente para crear su propia empresa no deben esperar más en llevarla a cabo. Para hacerlo hay que empezar por darse de alta en autónomos y eso requiere seguir los trámites necesarios, primero para darse de alta en la Seguridad Social, pero también en Hacienda, llevar a cabo el Libro de Apertura o el Libro de Visitas.

Antes de eso habrá que haber evaluado la idea de negocio. Uno siempre piensa que la suya es buena, pero antes de darla como tal se debe de hacer un estudio de mercado para comprobar su viabilidad. Los que quieran ir sobre más seguro pueden consultar tendencias de los distintos sectores y apostar por una franquicia de negocio, por ejemplo.

Y si hay algo que preocupa a los que se van a convertir en autónomos es la facturación de la empresa, sobretodo a los autónomos o cabezas de pymes que quieren tener todo el tiempo para crear y trabajar en lo suyo, algo que ha dejado de ser un inconveniente desde que se pueden hacer facturas online, o lo que es lo mismo, servirse de programas de facturación gratuitos para esta tarea administrativa.

Por qué ahorrar con el programa de facturación Billin

Existe un reglamento de facturación al que se acogen todos los autónomos y pymes que las realizan y siempre hay que emitir una por cada trabajo realizado. Los que vayan a hacerse autónomos este año ya no deberán contar con los servicios de gestores externos a su pyme para que les lleven la contabilidad, ya que gracias al programa estrella de facturación Billin, se pueden emitir facturas desde cualquier lugar y tener almacenadas en un sitio seguro.

Una serie de recordatorios automáticos que se mandan a los clientes hacen que los autónomos puedan despreocuparse de sus facturas para centrarse en lo suyo. Alrededor de la facturación de cada autónomo está la gestión financiera, clave para el desarrollo de los proyectos, y sobre esta gestión se tienen que sentar las bases de actuación de antemano.

Los autónomos suelen endeudarse mucho para tirar adelante con sus proyectos, lo que afecta a su liquidez y para que ello no sea así hay que asegurarse que la estructura de costes sea lo más ajustada y flexible posible. Para ello se deben analizar los costes pormenorizadamente y calcular bien cuales son los márgenes con los que se va a trabajar al principio.

Factores a tener en cuenta para emprendedores y autónomos

De contar únicamente con los recursos propios, el negocio será mucho más fuerte que de contar de entrada con financiación externa. Las relaciones con las entidades bancarias se irán fortaleciendo hasta que el propio negocio se pueda convertir en garantía para pedir una financiación extra.

Hay que evitar los problemas de liquidez y solvencia en la medida de lo posible y para ello hay que hacer una acertada previsión de gastos y de cobros que permitan ir manteniendo el equilibrio entre unos y otros.

Al gestionar los pagos y los cobros con el programa de facturación se optimizará el tiempo de un modo formidable y el más negado para la contabilidad podrá hacerse cargo de esta área del negocio, tan engorrosa para algunos.

La financiación que algunos bancos ofrecen a los autónomos a corto plazo también puede ser un respiro en tiempos de emprendeduría, una actividad llena de riesgos que en España no se sigue premiando como se merece, siendo como uno de los motores más importantes de la economía. Los riesgos de ser autónomo y tener una pyme son grandes, pero el éxito puede serlo todavía mucho más.

¡Compártelo en tus Redes!