El pasado 27 de marzo de 2017 se abrió en una isla remota del Ártico noruego una segunda ‘bóveda del día del juicio final’ designada para la conservación de los datos digitales en todo el mundo, informa el portal Live Science.

Conocido como el Arctic World Archive (Archivo Mundial del Ártico), el nuevo depósito fue inaugurado en el mismo sitio que la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, ubicada debajo de una montaña en otra de las islas de este archipiélago en el Océano Ártico noruego, localizado a mil kilómetros del Polo Norte.

La Bóveda Global de Semillas de Svalbard, llamada también ‘bóveda del día del juicio final’, fue instaurada en 2008 y su función es la de resguardar la biodiversidad agrícola del planeta. En este lugar, los científicos guardan semillas congeladas de los cultivos más importantes del mundo con el objetivo de proteger estos elementos genéticos de posibles desastres naturales, conflictos armados y otras catástrofes.

Entrada a la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, en la isla de Spitsbergen, Noruega, el 29 de febrero de 2016.
Heiko Junge / Reuters

Preservar el patrimonio digital del mundo

De manera similar, el nuevo Archivo Mundial del Ártico está destinado a la preservación de datos mundiales en forma digital. El proyecto de almacenamiento es liderado por Piql, una pequeña compañía tecnológica, y tiene como propósito conformar una enorme biblioteca que pueda ser útil tanto a gobiernos y organizaciones científicas como a empresas privadas y particulares. La compañía afirma que esta información podrá subsistir hasta mil años.

Extrañamente, utilizarán películas fotosensibles para guardar estos datos, que es un medio de almacenamiento analógico. Rune Bjerkestrand, director de Piql, aclaró que estos rollos de película brindan mayor seguridad que los sistemas digitales, vulnerables a ataques, y asegura que la información quedará como “grabada en piedra“. En la bóveda se conservarán toda clase de datos, desde registros meteorológicos hasta obras literarias.

Ya se han recibido datos provenientes de los Archivos Nacionales como los de México y Brasil para ser almacenados en el nuevo depósito, destacó Bjerkestrand, detallando que se trata de información de la historia de estos países latinoamericanos.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir