La enormes turbinas eólicas que cada vez parecen estar llenando los campos alrededor del mundo no es que resulten instaladas como por arte de magia de una día para otro, y tampoco es que las lleven en helicóptero.

Los generadores son transportados parte por parte en camiones (y son partes gigantescas), una labor que lleva al extremo la destreza de los conductores encargados de desplazar de un sitio a otro enormes aspas con un largo de entre 60 y 80 metros.

Si bien los remolques pueden ser controlados y sus ruedas traseras se cruzan de manera independiente a las delanteras, sigue siendo bastante asombroso ver cómo este conductor maniobra para poder efectuar un giro a la derecha de 90 grados para luego cruzar por un estrecho puente, cargando encima la enorme aspa de una turbina eólica. Un movimiento realmente perfecto.

¡Compártelo en tus Redes!