Ya está aquí: Windows 10 está llamando a la puerta de los usuarios. Será el próximo miércoles 29 de julio, tal y como anunció Microsoft en su blog cuando aterrice de forma definitiva la última versión del famoso sistema operativo.

La compañía fundada por Bill Gates quiere hacer así borrón y cuenta nueva y olvidar su criticado Windows 8. Para Microsoft, la versión que verá la luz en unos días supone un regreso a la casilla de salida, reiniciar para recuperar la confianza de los usuarios más críticos con el anterior sistema operativo. Tal y como reza el primer anuncio de Windows 10, para Microsoft “el futuro empieza ahora”.

Para ello, lo nuevo de Windows incluye características que, hasta hace bien poco,parecían viejas y que ahora nos presentan como novedades desde Redmond. Sin ir más lejos, el botón de inicio, que había desaparecido en Windows 8 y que fue más o menos recuperado para Windows 8.1, vuelve en la última versión del sistema operativo. Es todo un clásico y los usuarios lo echaron mucho de menos.

Gratuito

Sorprendentemente, los usuarios que tengan Windows 7 o Windows 8 podrán disfrutarde la última versión del sistema operativo de forma gratuita. Así, la compañía ofrece la pipa de la paz para olvidar los errores del pasado.

Si eres uno de los afortunados, conseguir Windows 10 es realmente sencillo. Solo necesitarás hacer un par de clics y tener algo de paciencia.

Si tienes una de las dos versiones anteriores de Windows y un ordenador compatible con la que verá la luz el próximo miércoles, en la barra inferior de tu escritorio habrá aparecido hace unas semanas el icono de Windows en miniatura:

Al hacer clic en ese icono, el usuario puede reservar su copia de Windows 10. Esa copia, tal y como advierten desde Microsoft, se descargará en cuanto esté lista y podrás instalarla en tu equipo. Eso sucederá después del próximo 29 de julio y es importante el matiz: el desembarco de la nueva versión del sistema operativo no será de forma uniforme, por lo que no se sabe exactamente cuándo llegará a tu ordenador.

Así, los primeros en recibir su copia de Windows 10 serán los que han formado parte del Windows Insider Program, con el que era posible colaborar en la construcción del sistema operativo: ellos lo tendrán el día 29, pero para el resto de usuarios la actualización irá llegando en distintas fases.

Una vez descargado e instalado, los usuarios tendrán ante sus ojos un Windows que toma lo mejor de las dos versiones anteriores para hacerlas aún mejores. “Es el escritorio que te gusta, pero mejor”, explican desde la propia compañía.

Más allá del regreso del botón de inicio, Windows 10 llega con un nuevo navegador debajo del brazo (Internet Explorer desaparece y nace Spartan), Cortana, un asistente personal, y juegos instalados, pero no los de toda la vida: el Solitario ha sido sustituido por el Candy Crush.

Y todo ello con la vista puesta en el futuro con la esperanza de que este sea un sistema operativo longevo. Microsoft no quiere que Windows 10 sea algo pasajero –como lo ha sido Windows 8- y ya ha anunciado que dará soporte y actualizaciones para la nueva versión hasta 2025.

En menos de una semana empezará a estar con nosotros y, probablemente, esta nueva relación vaya para largo. Lo que no está tan claro es que, como pretende Microsoft, los usuarios también vayan a abrazar Windows 10 en los dispositivos móviles. El tiempo dirá, con permiso de iOS y Android.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir