Aunque su diseño fue desvelado antes de tiempo con una simple maqueta de colección, ha merecido la pena esperar unas semanas más para ver al Volvo S90 en fotografía, a escala real. Espectacular por su diseño, inspirado en el del todocamino XC90 con el que comparte plataforma –la SPA–, su llegada supone una irrupción ‘diferente’ en el segmento de las grandes berlinas, dominado por los germanos. Mide4,96 metros de largo y la imagen no es el único argumento con el que pretende ‘enganchar’ a los directivos para que lo elijan como coche de representación frente a las opciones de Audi, Mercedes y BMW que a todos nos vienen a la mente, sin olvidar a otros fabricantes como Lexus, Porsche,Maserati…

La línea en términos generales es deportiva, con una gran parrilla que queda ‘escoltada’ por los faros con la luz diurna en forma de T, mientras que la trasera es la parte más ‘revolucionaria’ debido a la forma de los pilotos, en forma de C que, no obstante, nos recuerda por ejemplo al Volkswagen Passat.

En el interior, al igual que ocurre en el exterior, el estilo es similar al que ya conocemos en el citado SUV, con un cuadro de mandos digital y una pantalla central tipo tablet de nueve pulgadas a través de la que se controla la climatización, el navegador y la radio, entre otros, gracias al sistema SENSUS, que permite conexión a internet y compatibilidad con Apple Carplay. A todo esto se suman extras como los asientos de piel de vacas nativas de Suecia, el audio de Bowers & Wilkins o el pomo del cambio de cristal de la firma Orrefors, un especialista en la materia.

La inversión realizada hace cinco años de más de 11.000 millones de euros está dando sus frutos

De la parte mecánica todavía hay pocos datos que podemos ofrecerte, aunque sí te adelantamos que la gama estará compuesta por motores de la familia Driv-E gasolina T6 –320 caballos– y DieselD4 –190 caballos– y D5 –235 caballos–, sin olvidar el híbrido con baterías de iones de litio, el T8de 405 caballos –utiliza el bloque del T6 y añade dos propulsores eléctricos de 46 y 88 caballos–. Todos ellos son cuatro cilindros y podrán adquirirse con tracción delantera o integral y con caja de cambios manual de seis relaciones o una automática de convertidor de par en función del elegido.

Además del híbrido que contará con los modos de conducción habituales para este tipo de esquemas, el turbodiésel D5 se lleva la palma a la innovación debido a la solución PowerPulseadaptada. Con dos turbocompresores trabajando a diferentes regímenes (uno de geometría variable a bajas y medias vueltas y otro fijo para altas), se ha instalado un compresor de aire comprimido que inyecta ese aire –almacenado en un pequeño depósito– en la turbina del turbo con el objetivo de acelerarlo para que trabaje antes ante una demanda fuerte de potencia, como en un adelantamiento.

Entre las innovaciones tecnológicas que podrá incluir está el Pilot Assist, un asistente que mantiene el coche en el centro del carril gracias a una cámara que mide la distancia y realizada pequeñas correcciones en el volante, lo que supone un pequeño paso hacia la conducción autónoma. Asimismo se incluirá una nueva función para el City Safety, el programa de detención automática del vehículo en caso de atropello, que permite identificar en la calzada a animales de gran tamaño como caballos o vacas para realizar una frenada de emergencia.

En función de la mecánica, el depósito de combustible de combustible varía su capacidad en hasta 15 litros

A falta de conocer las especificaciones para Europa, es oficial que el debut del Volvo S90 va a tener lugar a primeros de enero en el Salón de Detroit (EEUU). A España llegará a finales de año o principios de 2017 con un precio de partido próximo a los 50.000 euros para la versión de acceso. Se especula que en el Salón de París de octubre veremos el familiar V90.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir