Volkswagen nos ha presentado el GTE Active Concept, un prototipo basado en la segunda generación del Tiguan, que podremos ver en el Salón de Detroit. Se caracteriza por tener un aspecto más campero y contar con tecnología híbrida. Monta tres motores, un gasolina 1.4 TSI de 150 CV y dos eléctricos.

El primero genera 54 CV en el eje delantero y el segundo 116 CV en el trasero. Sus baterías otorgan al prototipo una autonomía de 32 kilómetros. En combinación con su depósito de 64 litros consigue una autonomía total de 993 km.

El GTE Active Concept cuenta con tres modos de conducción -Hybrid, E-Mode o GTE- en los que su tracción puede variar de delantera, trasera e incluso total (4Motion). Por defecto, el vehículo comienza a circular con el propulsor eléctrico trasero, y en caso de descarga, se activa el delantero, sin necesidad de contar aún con el motor término, salvo descarga total de la parte eléctrica. Además, el Tiguan cuenta con otros seis programas de conducción. Para carretera (Confort o Eco); en terrenos abruptos (Off-Road); aumentar prestaciones (Sport); zonas de nieve (Snow); recarga de la batería durante la conducción (Charge) y para mantener la carga de batería constante (Battery Hold).

La combinación de los tres motores, producen una potencia conjunta de 225 CV al Tiguan GTE Active Concept, lo que permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos con una velocidad máxima de 193 km/h. Su transmisión es automática y de doble embrague -DSG- con una relación de seis velocidades.

El prototipo integra el nuevo sistema de información y entretenimiento de Volkswagen, MIB (Modular Infotainment Toolkit), que ya tuvimos ocasión de ver en el CES 2016. Su pantalla es de 9,2 pulgadas y puede ser manejada con el control por gestos. También ofrece la posibilidad de conectarse con Apple CarPlay, MirrorLink o Android Auto. El modelo también ofrece el sistema ‘Head up-display’ que proyecta la información del vehículo en el parabrisas.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir