La suerte y la lógica conspiraron para que Chevrolet lanzara la versión diesel de su pickup mediana Colorado en el mejor de los momentos.

Los concesionarios de la marca del corbatín venden sin problemas todas y cada una de las unidades de la Colorado a gasolina que su planta de camiones en Wentzville, Missouri, trabajando a tres turnos completos, puede construir. La camioneta es sin duda todo un éxito. Lo que no se pudieron imaginar los amigos de Chevy es que tan auspicioso momento iba a resultar también siendo el peor de los momentos, gracias al enorme balde de agua helada que Volkswagen derramó sobre la reputación de la tecnología del diesel-limpio a nivel mundial.

 

Sin embargo cuando llegamos al Rancho Alisal en Slovang, California era difícil adivinar el mal momento por el que la tecnología diesel, la estrella principal del evento, está pasando. La Chevrolet Colorado 2016 es identica a su predecesora del 2015, año en el que fue lanzada como un modelo totalmente nuevo, sin embargo Chevrolet consideró importante hace un par de actualizaciones.

La primera de ellas es obviamente la introducción del motor Duramax turbo-diesel de 2.8 litros de desplazamiento que Chevrolet utiliza en otras latitudes, generando en este caso 181 caballos de fuerza a 3,400 revoluciones por minuto y unas prodigiosas 369 lb-pie de torque a sólo 2000 revoluciones por minuto. El Duramax turbo-diesel viene acoplado únicamente a una transmisión automática de 6 velocidades y sólo se conseguirá en Colorados con Crew Cabin de 4 puertas, siendo la cama, que puede ser de 62 o de 74 pulgadas de largo, la única opción en carrocería. Los niveles de equipamiento disponibles con el motor Diesel son el LT de equipamiento mediano y el Z71 full equipo, dejando efectivamente a las camionetas de trabajo fuera del espectro del motor diesel. Chevrolet nos indica que el Duramax 2.8 cumple con la exigentes especificaciones impuestas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), lo cual no ponemos en duda ya que utiliza el sistema de síntesis de emisiones a base de urea AdBlue.

 

Con la Colorado diesel Chevrolet incluye un par de tecnologías interesantes entre las que destacan el Sistema Inteligente de frenado por escape diesel que utiliza la compresión del motor para reducir la velocidad del vehículo salvaguardando la integridad de los frenos en modo de control de crucero y el sistema de absorción de vibraciones por péndulo centrifugal en la transmisión para balancear vibraciones torsionales logrando un manejo más suave.

 

La otra novedad es la introducción del software Apple Car Play en el sistema de info-entretenimiento MyLink de Chevrolet, que muestra en su pantalla la información del iPhone del usuario (compatible con el iPhone 5 en adelante) incluyendo funcionalidad para las telefonía, mensajería, mapas incluyendo navegación, audio y aplicaciones de terceras partes que sean compatibles. Apple Car Play hubiese sido la gran revelación de la jordana de no haber sido por el excepcional Duramax (de eso más, más adelante), pero desde ya nos declaramos fans de esta tecnología que proporciona una experiencia mucho más intuitiva y fácil de lo que ningún fabricante ha logrado hasta ahora con sus sistemas propietarios. Los usuarios de teléfonos Android pronto tendrán a su disposición a Android Auto un sistema similar al cual esperamos poder probar pronto.

 

El manejo de la Colorado diesel no difiere mayormente de la de sus hermanas de gasolina. El modelo Z71 color rojo con el impresionante paquete Trail Boss que manejamos en las carreteras de los alrededores del Slovang al oeste de Santa Barbara se sintió sorprendentemente compuesta y nos recordó lo mucho que han avanzado los fabricantes en materia de cohesión general de las camionetas pickup. La dirección aunque un poco más suave de lo que nos gusta trabaja bien y comunica lo suficiente para no sentirnos enteramente desconectados. Los frenos detienen a la Colorado con autoridad y el interior brilla al hacer la experiencia de manejo cómoda y reconfortante.

 

Como si lo anterior no fuese suficiente, el motor turbo-diesel se comporta ejemplarmente. Los ingenieros de Chevy merecen una palmadita en la espalda por haber logrado hacer de este Duramax turbo-diesel un motor que no sólo excepcionalmente silencioso para un turbo-diesel sino que también logra un nivel de performance que no es muy distinto al de un motor V6 a gasolina, algo que hubiese sido impensable decir sobre un turbo-diesel hace un par de años atrás. Además el Duramax no nos hizo sentir ningún rezago típico de los motores turbo-alimentados. De no haber sido por el patrón de cambios tempranos del la transmisión de 6 velocidades hubiese sido muy difícil distinguir al Duramax de un buen motor de gasolina, aunque la lectura de 30.1 millas por galón después de un circuito de 25 millas con mezcla de manejo urbano y carretera disipa cualquier confusión.

No hay duda duda de que la tecnología Diesel está pasando por un momento muy duro. Sin embargo vehículos como la nueva Chevrolet Colorado diesel 2016 son un excelente indicativo de por donde va el camino a la redención.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir