¿Es posible imaginar un mundo sin Twitter? Ciertamente debería serlo, ya que tiene apenas diez años de vida. Pero el impacto de este servicio de microblogging, creado por Jack Dorsey en marzo de 2006, fue y sigue siendo tan grande en la comunicación contemporánea que ya parece imprescindible.

Sin embargo, hay un experto en tecnología que no se intimida ante sus más de 500 millones de usuarios, entre quienes están las principales figuras de la política, el espectáculo y el arte a escala global. El periodista Joshua Topolsky aseguró en un artículo, publicado el viernes 29 de enero en la revista The New Yorker, que el fin de Twitter es irremediable.

A continuación, la traducción del texto completo:
 
No fue hace tanto tiempo que yo —y muchas otras personas que conozco— habría argumentado que Twitter era más que una red social. Yo hubiera dicho que Twitter era más como una utilidad, un servicio tan fundamental que me podría imaginar un escenario en el que estaba, literalmente, asegurado. Twitter tenía que existir. A través de una corriente de esos tuits de 140 caracteres era cómo uno se enteraba de las historias más importantes, críticas y estimulantes del momento.
 

Cuando las bombas estallaron durante la maratón de Boston, en abril de 2013, los usuarios se pegaron a la alimentación, informados de repente de algo tan visceral y real, algo que sucede. Y Twitter proporcionó un punto de vista, una mirada inédita, sin guión en el mundo, ya que cambió, a través de ráfagas de escaneos policiales, informes de testigos y una granulada fotografíaciudadano-periodística. Estaba crudo, pero se simplificó.

Un experto en tecnología sentenció el fin de Twitter 1

Pero ya se empezaban a ver las grietas en la fachada de Twitter. Los cambios en el producto hacían difícil seguir las conversaciones o narraciones. La falta de rigor en la verificación de fuentes fiables hizo sospechosa o confusa la información. Más preocupante fue la creciente ola de acoso y abuso que los usuarios del servicio estaban llevando a cabo, con los rebaños errantes de las comunidades de odio, misoginias y los bien organizados Gamergate que inundaron a las personas con mensajes de odio y amenazas. La compañía parecía estar completamente desamparada para manejar la violencia colectiva, con pocas herramientas a su disposición para moderar o sofocar los levantamientos. Incluso sus amados usuarios más célebres no podían ser protegidos. En agosto de 2014, la hija de Robin Williams, Zelda, dejó el servicio después de una serie de ataques.

Por supuesto, volverse ruidoso no es el único problema que tiene Twitter hoy en día, a pesar de que parece ser uno de los síntomas más pronunciados de una empresa que ha perdido su sentido, o, más preocupante (y tal vez con mayor precisión), nunca tuvo mucho sentido para comenzar. Después de un verano de confusión e indecisión, un verano pasado en gran medida a la deriva después de la renuncia del CEO, Dick Costolo, la empresa volvió a nombrar a su co-fundador, el niño prodigio de Silicon Valley, Jack Dorsey, y señaló que, tal vez por primera vez en mucho tiempo, Twitter podría encontrar su enfoque.

LA FALTA DE RIGOR EN LA VERIFICACIÓN DE FUENTES FIABLES HIZO SOSPECHOSA O CONFUSA LA INFORMACIÓN

Ese enfoque tendría que venir rápido. En el año previo a la vuelta de Dorsey, el número de usuarios activos en Twitter solamente creció un 11 por ciento. Aún más preocupante era la penetración del servicio en Estados Unidos: permaneció completamente plana para los tres primeros trimestres de 2015. Facebook ha superado a la empresa en órdenes de magnitud, pero no es el único rival de Twitter. Instagram, WhatsApp, e incluso WeChat, todos tienen ahora más usuarios individuales que Twitter. También Snapchat casi ha alcanzado a Twitter.
 

En el caso de Facebook, la compañía ha demostrado su dominio del enfoque de producto y un compromiso a largo plazo con la experiencia del usuario. Mientras el imperio de Mark Zuckerberg envió a sus usuarios a chapotear de aquí para allá en los mares de la invasión de la privacidad en sus primeros años, en los últimos cinco la compañía ha llegado a dominar y a definir el concepto de una conversación social. Si los usuarios se ponen abusivos en Facebook, se encargan de ellos. Si alguien quiere emprender una campaña de ruido y de intrusión, las repercusiones son variadas y abundantes. Uno puede no estar de acuerdo con el concepto de “una identidad” de Zuckerberg, pero el hecho de que la gente tiene que registrar sus nombres reales sin duda ha hecho de Facebook un espacio mucho más seguro. Eso, para no decir nada de su oferta de móviles y anuncios, que la compañía finalmente ha emparejado con elegancia, permitiendo a Facebook tomar un bocado aún mayor de los dólares de la publicidad móvil. La compañía cerró su último trimestre con ingresos un 51% superiores a los de igual período del año anterior.

Un experto en tecnología sentenció el fin de Twitter 2

Mientras tanto, una serie de cambios mediocres en Twitter (como la muy publicitada pero confusa herramienta Momentos), una base de usuarios estancada y un drenaje masivo de cerebros ejecutivos ha puesto en duda si Twitter puede sobrevivir como negocio. En la última semana, la compañía ha perdido a su vicepresidente de medios, a su vicepresidente de producto (en manos de Instagram, naturalmente), la cabeza del creciente servicio de video Vine (frente a Google), a su vicepresidente de ingeniería y a su cabeza de recursos humanos. Como era de esperar, las acciones de la compañía han perdido alrededor del 50% de su valor en los últimos tres meses.

Pero lo que debería preocupar a Twitter no es el valor de sus acciones (USA Today informó que, debido a sus reservas de efectivo, el servicio podría funcionar durante otros 412 años con pérdidas corrientes). Lo que debería preocupar a Twitter es la falta de relevancia, y hay cada vez más información que sugieren que es allí hacia donde se dirige la empresa. Si la alimentación en tiempo real de Twitter es su activo más poderoso (y lo es), no es difícil ver un futuro en el que Instagram, Facebook, Snapchat, o incluso un recién llegado como Peach (sí, estoy citando a Peach) se centren lo suficiente en las noticias en tiempo real, para obviar la necesidad de las estrechas, ruidosas y frecuentemente cambiantes ideas de Twitter acerca de la interacción social.

LO QUE DEBERÍA PREOCUPAR A TWITTER NO ES EL VALOR DE SUS ACCIONES, SINO SU IRRELEVANCIA

Teniendo en cuenta el hecho de que Kevin Weil, director de producto, dejó la compañía para unirse a Instagram, es fácil imaginar que el servicio está mutando o bifurcándose en una plataforma más social, más rápida para compartir enlaces y tener conversaciones. Y, para muchos usuarios —particularmente los más jóvenes, de acuerdo con una reciente encuestaSnapchat ya es su destino más importante. Vivimos en la era de la actualización, y la generación criada en internet es la más voluble: se ama algo apasionadamente, hasta que no se lo ama más. Luego se pasa a otra cosa.
 

En última instancia, el servicio de Twitter es tan confuso e indiferenciado en el mercado que es cada vez más difícil tener claridad de su existencia. Hay un pequeño puñado de características que Facebook podría añadir, o una aplicación independiente que se podría crear con facilidad (como lo hizo con Messenger y con la herramienta de intercambio de fotos Momentos) que proporcionaría una experiencia similar, pero más consistente, tendría más alcance que cualquier cosa que la empresa puede ofrecer hoy (o mañana, para el caso). Esto es especialmente notable para todos nosotros en el mundo de los medios, las personas que llenamos estos servicios con “contenido” caliente y de gran valor, como la pieza que estás leyendo en este momento. Los medios sociales son un juego de escala o de un juego de productos, y Twitter está fallando en ambos.

Sin embargo, todavía hay algo más adelante para Twitter. Otro cambio, otra adición. Los rumores se arremolinan en la actualidad (aunque aún no han sido confirmados por Dorsey) que el servicio, conocido y más querido por el límite de 140 caracteres —una economía que a menudo obliga a la claridad— comenzará a permitir tuits de 10 mil caracteres, con múltiples imágenes y contenido de vídeo. La esperanza es que, entre la multitud de otras plataformas de narración de cuentos, Twitter pueda competir tanto por el corto como por el largo aliento. Es una medida que contradice todo lo que sus usuarios han llegado a abrazar, y es especialmente peligroso, dado que la brevedad es una de las pocas cosas que hace a la red social única.

Eso no quiere decir que toda esperanza está perdida. Hay cientos de millones de usuarios dedicados (me cuento entre ellos) que todavía ven una tremenda utilidad en el servicio. Los ideales fundamentales que la hicieron no se perdieron, sin embargo, sí se han oscurecido. Lo directo y el poder en el corazón de Twitter —ráfagas cortas de información que te pueden hacer sentir que estás conectado a una descomunal colmena— son todavía su mayor activo. La empresa sólo tiene que encontrar el camino correcto para mostrar el poder de esas conexiones a una audiencia más grande, y el valor de esa audiencia a los anunciantes y socios. No es una tarea sencilla, pero es inevitable para Twitter.
 
En 2011, Jack Dorsey dijo a la audiencia en la Conferencia WSJ.D del Wall Street Journal que, cuando la gente pregunta lo que es Twitter, “no tenemos una respuesta, y eso está bien”. Cuando lo dijo, lo consideraba algo positivo: Twitter es lo que cada uno hace de él.
 
Cinco años más tarde, parece que la verdadera pregunta es: ¿Qué ha hecho Twitter de sí mismo?

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir