Los botones físicos del teléfono suelen ser el de encendido y apagado, los de volumen y modo silencio y, en casos como el del iPhone, el botón ‘Home’. Ya queda lejos la época en la que los Android tenían también botón físico de retorno y de menú.

A esto, se le juntan dos aspectos importantes. En primer lugar, lo desaprovechada que tenemos la función de NFC de los smartphones, que la usamos básicamente para compartir algún contenido o vincular dispositivos, ya que los pagos móviles todavía están en una fase bastante inicial.

En segundo lugar, hay que valorar lo despejada que tenemos la parte trasera del teléfono, con espacio para cámara, flash, algún altavoz y los logos de los fabricantes. Pero poco más, es prácticamente una zona desértica. Un terreno yermo para fundas que la protejan.

¿Por qué no explotar ese área infrautilizada? ¿Cuántas veces hemos tenido que desbloquear el terminal e ir a los ajustes rápidos para activar el bluetooth o la linterna? ¿Por qué no poder colocar uno o dos botones con atajos de las funciones que utilizamos más habitualmente?

Esta es la sencilla idea que tuvieron los desarrolladores de Air Button y que han propuesto con éxito en Kickstarter. Es un botón que no necesita ningún tipo de recarga o alimentación que hace uso de la función NFC del teléfono, sin interferir en absoluto con cualquier otro uso del mismo. La única pega es que la pantalla del teléfono tiene que estar encendida para que el chip NFC esté activo.

Lo bueno de la iniciativa es que no tiene limitación de combinaciones de acciones de aplicaciones o de atajos para configurar. Por ejemplo, si te gusta el running puedes hacer que se abran al mismo tiempo Spotify y tu aplicación de fitness. O si vas a montarte en el coche puedes programar el botón para que se abra tu navegador y, por ejemplo, el avisador de radares.

No solamente sirve para abrir aplicaciones, también puede servir para activar la cámara, grabar una nota de audio o vídeo, activar el desvío de llamadas, programar una alarma o incluso enviar un aviso de emergencia si te encuentras en algún apuro.

Lo bueno es que puedes elegir un modelo con un botón único o con un botón doble, si quieres tener más opciones a tu alcance. El primero cuesta 15 euros y el segundo 18 euros aproximadamente (haciendo el cambio con dólares).

Cómo sabemos que estas cosas enganchan (en este caso la parte posterior del teléfono) podemos poner hasta tres pegatinas con Air Button en la mayoría de teléfonos Android. Según Engadget, en algunos modelos de Huawei o HTC, debido a la naturaleza de su chip, no podríamos colocar ni uno sólo sin provocar interferencias.

Otros ‘gadgets’ que aprovechan el NFC

Pressy triunfó también en Kickstarter en solamente un día con un controlador multifunción para Android. Se introducía en la entrada de auriculares y se puede programar para varias funcionalidades, dependiendo de la secuencia de pulsaciones sobre el botón.

Xiaomi copió la idea del botón físico configurable con su producto Mi Key, reduciendo el precio desde los 15 hasta los 2 euros, por lo que el fabricante chino se apuntó un tanto por precio y fiabilidad del fabricante.

La ventaja del Air Button es que no ocupa la entrada minijack del dispositivo y que su diseño está más conseguido que Dimple, una solución similar que ofrece hasta cuatro botones NFC configurables.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir