Con el timón ya en sus manos, Jack Dorsey quiere hacer borrón y cuenta nueva en Twitter. Ha llegado un punto de no retorno, de momento de cambio en la principal plataforma de micromensajes que, pese a haber inventado una nueva forma de comunicación, sigue anclada en un mar de problemas.

«Es un nuevo comienzo» llegó a decir el cofundador y, ahora, consejero delegado de la compañía. En un marco incomparable, el mensaje trasladado fue de ambición, de esperanza y de acercamiento. Durante la conferencia anual de desarrolladores Twitter Flightcelebrada en el auditorio Bill Graham de San Francisco se dieron a conocer nuevas herramientas orientadas a llegar a un público más amplio.

La plataforma, que acumula 316 millones de usuarios en todo el mundo, sigue percibiéndose como un espacio conversacional, directo pero poco atractivo para la mayoría de personas, que lo le encuentran ningún fundamento. Rodeado de más de 1.500 diseñadores de aplicaciones, Dorsey entonó un «mea culpa» al señalar que «en algún momento nuestra relación con los desarrolladores se ha convertido en algo complicado». «Queremos relanzar nuestra relación y asegurarnos de que aprendemos, escuchamos y reiniciamos», subrayó como la base argumental de su discurso.

Tras su lanzamiento en 2006, Twitter animó a los desarrolladores a desarrollar servicios basados en la plataforma, pero restringió esa posibilidad posteriormente tras el lanzamiento de iniciativas que consideró rivales, incluido el servicio para compartir fotografías Instagram. «Nos preguntamos si es demasiado tarde para cambiar realmente la percepción de Twitter y el comportamiento de los consumidores», advirtió.

Tras animar a los desarrolladores a presentar nuevas ideas, a pesar de que «esta decisión va a llevar tiempo», el jefe de Twitter encauzó sus palabras para transmitir que la empresa va en una dirección correcta. Pero su misión tiene un techo más alto. El objetivo es dar una nueva vida a la red social, ya que Twitter ha continuado teniendo problemas para aumentar su base de usuarios.

Por esta razón, muchas de las innovaciones presentadas están diseñadas a tratar de mejorar la audiencia de sus publicaciones y fortalecer la relación con los usuarios. El problema de las aplicaciones de terceros a las que se les pusieron coto en los últimos tiempos se resolverá. «Las cosas no van a cambiar de la noche a la mañana, pero os escucharemos y estoy seguro de que vamos a tomar las decisiones adecuadas», adelantó.

Encuestas y análisis

Entre alguna de esas iniciativas destaca la posibilidad de integrar los contenidos de Twitter en plataformas externas de una manera más sencilla, la creación de un servicio para crear encuestas pensado para aumentar la interacción en la plataforma y nuevas herramientas analíticas para detallar más profundamente los datos recogidos. Otra de las herramientas en la que trabaja Twitter permitirá ayudar a vincular una cuenta oficial con sus clientes potenciales de una manera más rápida y mantener una conversación más directa entra ambos.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir