El cierre repetido de las cuentas que el autodenominado grupo Estado Islámico (EI) tiene en Twitter ha llevado a los yihadistas a empezar a distribuir su propaganda a través de una nueva plataforma: la segura aplicación de mensajería móvil Telegram.

EI y otros grupos yihadistas explotan la nueva funcionalidad introducida por la app el mes pasado, la cual permite a los usuarios transmitir sus mensajes a un número ilimitado de usuarios a través de su propio canal de Telegram.

El 26 de septiembre, solo cuatro días después de que Telegram pregonara el lanzamiento de su nueva herramienta “Canales”, los usuarios de EI en Twitter comenzaron a anunciar el nuevo canal, al que llamaron Nashir, que se traduce como “distribuidor”.

Estado Islámico ha conseguido 4.500 seguidores en menos de 15 días para su canal en Telegram.

En menos de 15 días había acumulado más de 4.500 suscriptores.

Desde entonces, la propaganda de Estado Islámico ha comenzado a aparecer primero por Telegram, a menudo varios minutos antes de difundirla por Twitter.

El grupo reclamó la autoría de un ataque contra fuerzas de Arabia Saudita y Emiratos Árabes en un hotel en la ciudad yemení de Aden el martes.

El mensaje fue publicado primero en Telegram, aunque Twitter todavía continúa siendo una plataforma clave para difundir su mensaje.

EI espera que la app le ofrezca una plataforma más estable y resistente para expandir su propaganda, ante la ofensiva sostenida sobre su presencia en Twitter.

Telegram confía tanto en su seguridad, que en varias ocasiones ha ofrecido US$ 300.000 a quien consiguiese rompper su encriptación.

Pero Telegram sugiere que eliminará todo el material ilegal que se suba a la app, incluyendo mensajes relacionados con EI.

El grupo yihadista no ha tenido una presencia oficial en Twitter desde julio de 2014, cuando sus últimas cuentas como marca fueron retiradas.

Tras ese episodio experimentó con una serie de redes sociales menos conocidas, tales como Diáspora (muy orientada a preservar la privacidad) o la mayor red social de Rusia, VKontakte, cuyos cofundadores –los hermanos Durov- crearon Telegram en 2013.

Estado Islámico ya ha reinvindicado uno de sus ataques por Telegram.

Sin embargo, EI fue pronto expulsado de esas plataformas también.

Desde entonces, Twitter se mantuvo como la plataforma preferida del grupo. Pero Estado Islámico juega al gato y al ratón con la administración de la red social, que de forma periódica cierra sus cuentas pantalla, manejadas por sus militantes aunque no son oficiales.

La fortaleza de los mensajes encriptados en Telegram

Antes de lanzar el canal en Telegram, ya había evidencia de que el grupo y sus miembros estaban usando la aplicación.

Los yihadistas han aprovechado la seguridad de Telegram para planear sus ataques sin que intercepten sus comunicaciones.Los yihadistas han aprovechado la seguridad de Telegram para planear sus ataques sin que intercepten sus comunicaciones.

A principios de septiembre, EI anuncióun número de celular iraquí, a través del cual la gente podría ponerse en contacto con el grupo vía Telegram con el fin de pagar un rescate de dos rehenes que habían capturado.

Del mismo modo, yihadistas relacionados con Estado Islámico utilizaron el encriptado seguro del servicio de mensajería para llevar a cabo la planificación de sus ataques.

Estos grupos se sienten atraídos por las facilidades de las que hace gala Telegram para proveer “conversaciones secretas”, mediante mensajes fuertemente encriptados, de usuario a usuario, con una clave única para evitar su intercepción por parte de hackers o agencias gubernamentales.

Telegram confía tanto en su seguridad que por dos veces ofreció una recompensa de US$ 300.000 para la primera persona que pueda romper su cifrado.

Al-Qaeda también abre su canal

La nueva función de difusión pública de la aplicación también ha atraído a la rama de Al-Qaeda en Yemen, que ha lanzado su propio canal.

Sin embargo, aún da prioridad a su material en Twitter, pues mantiene una cuenta oficial.

Y el grupo libio Ansar al-Sharia ha hecho lo mismo.

Y también grupos de seguidores de EI y Al Qaeda.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir