No toda tecnología tiene que ser sinónimo de mayor calidad de vida o mayor sofisticación del entorno humano. Muchos inventos han tenido resultados nefastos para la humanidad y han provocado inestimable dolor y muerte.

Desde el principio el ser humano ha tenido miedo de sus creaciones y de como, tarde o temprano, se saldrán de su control y se pondrán en su contra. Temor que a lo largo del último siglo hemos visto hacerse realidad.

Por ello, hoy rememoramos aquellas tecnologías que fueron un peligro para la humanidad.

El agente naranja

Arthur Galston era un ciudadano estadounidense con estudios en botánica y un interés de temas de bioética, que un día desarrolló un regulador de crecimiento vegetal, compuesto de un ácido que se supone haría florecer y crecer rápidamente a las hojas. No obstante, al pasarse de la cantidad, el resultado era contrario al deseado. Así fue que pasó a hacer utilizado como arma de guerra.

Pues, fue utilizado en grandes cantidades para destruir los cultivos de vietnamitas, por parte de las tropas estadounidenses, provocando hambre y destrucción donde fue utilizado.

Gasolina con plomo

En los años 20 los motores de los vehículos solían hacer un sonido espantoso debido a que el tipo de combustible usado en aquel entonces no les permitía funcionar al cien por ciento de su capacidad.

Pero cuando el ingeniero mecánico Thomas Midgley gracias a sus arduas investigaciones en los laboratorios de la General Motors, dio con la gasolina con plomo, eliminó por completo el ruido e hizo funcionar mejor los motores, haciendo de paso la gasolina más barata y eficiente.

En gran solución, hasta que se descubrió que no solo el plomo es uno de los elementos más tóxicos del planeta, sino que los gases residuales al quemar gasolina se acumulaban en la atmósfera creando el calentamiento global.

La bomba atómica

En un principio, la energía creada al dividirse el átomo fue pensada en un primer momento como la fuente de energía del futuro, el fin de la dependencia de los combustibles fósiles y el comienzo de una nueva era de descubrimientos.

Pero en realidad, su potencial fue utilizado para construir el arma más poderosa y destructiva de las historia, capaz de destruir el mundo. Hay quienes aseguran que es precisamente el miedo de una catástrofe nuclear lo que ha evitado que se desencadenara una Tercera Guerra Mundial. Al menos, no todo ha sido malo.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir