Stemi, el robot que enseña robótica

Uno de los artilugios más populares de esta era tecnológica es el dron. Son sencillamente robots que cumplen diversas funciones, aunque en general se le conoce con este nombre a los vehículos aéreos no tripulados (UCAV por sus siglas en inglés).

Recientemente se desató una especie de fiebre por los drones en varias regiones, así que los fabricantes consiguieron un buen volumen de ventas con diseños cada vez más innovadores que captaron aficionados del RC (control remoto o por radio señal) y ahora un joven croata ha puesto en marcha un proyecto en Indiegogo para patentar un robot que se pueda armar y desarmar pieza por pieza en el hogar.

Perfecto para los más pequeños

Ideal como juguete y también como instructivo, el dron Stemi es un concepto por ahora único en su estilo, que busca incentivar el interés de los niños de más de 13 años en la ingeniería robótica y a la vez brindarles una distracción sana.

Es un dron hexápodo controlado por una aplicación para smartphone que pone en manos de su propietario la ardua tarea de armarlo. El paquete contiene todas las piezas que deben ser ensambladas hasta conseguir que funcione, un juego bastante educativo en comparación con los antiguos juguetes armables que al lograr armarlos solo servían para decoración y para coleccionarlos. Ahora el desafío es hacer que el aparato funcione colocando las piezas correctamente una a una.

El Stemi tiene todavía un largo camino por recorrer en Indiegogo para obtener el financiamiento y que sea patentado, por el momento la contribución se ve muy elevada con unos US$235 que incluye el juego de piezas completo con sus componentes electrónicos y un instructivo en video que se puede visualizar en cualquier PC, inclusive en offline. De modo que va enseñando a armarlo mientras se ensambla.

Contrólalo desde tu celular

Los movimientos del dron son controlados por sistema Shake It de los smartphones una vez instalada la aplicación, la dirección y forma como se mueva el teléfono será imitada por el robot, además de los botones de acción que le ordenan caminar, cambiar de dirección o replegarse. Tiene forma de arácnido pero es hexápodo.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir