“Pagamos por esto”, dice el texto sobre la imagen de una pantalla de computadora en la que, gracias a su gran resolución, se aprecian cada uno de los detalles de unas hojas.

“En cambio, obtuvimos esto”, señala la siguiente frase. “Esto”. “Y esto”.

Y las fotografías que la acompañan muestran tres laptops con manchas en la pantalla.

Esas imágenes y decenas más son las pruebas en las que se apoyan 3.000 clientes de Apple para denunciar lo que ocurrió con las pantallas Retina Display de sus MacBook para reclamar a la compañía que las repare de forma gratuita incluso si la garantía venció.

nullEsta imagen es una de tantas que han subido a la página web de la campaña.

Con ese objetivo están impulsando la campaña Staingate (de stain, mancha en inglés), y han creado una página web y una comunidad en la red social Facebook con ese nombre.

De acuerdo con el sitio de internet,www.staingate.org, para el 13 de julio 2.958 clientes insatisfechos de Apple se habían unido a la iniciativa y la lista “crece día a día”.

Todos ellos vieron aparecer “unas manchas horribles” en sus pantallas de alta densidad de píxeles por las que pagaron hasta US$2.499 en el caso del modelo de 15 pulgadas, según los precios actuales de la compañía.

Phi Chong, un ingeniero de software, es uno de los afectados y le explicó a la BBC que tuvo que sustituir dos veces la pantalla de esas características de su computadora en los dos últimos años.

nullDe acuerdo al sitio de internet, www.staingate.org, para el 13 de julio 2.958 clientes insatisfechos de Apple se habían unido a la iniciativa y la lista “crece día a día”.

“El revestimiento antirreflectante del primer recambio se empezó a pelar en cuestión de un mes”, explicó.

“Y me preocupa que empiece a pelarse de nuevo, ahora que mi AppleCare (la garantía de reparación) caducó”.

La BBC preguntó sobre la cuestión a Apple y, sin dar más información, la compañía le indicó que los usuarios afectados deben contactar con el correspondiente servicio al cliente.

“Reparación gratuita”

De acuerdo a la página web de la campaña, muchos tuvieron que pagar US$800 por la reparación de la pantalla.

Y otros señalan que Apple les respondió que la garantía no cubre “daños cosméticos”.

Ante esto, reclaman “un programa de reparación gratuito para todos los MacBook que están teniendo este problema, sin tener en cuenta si están bajo la garantía o Apple Care. Porque hemos pagado ya mucho dinero ganado con gran esfuerzo para tener una computadora portátil defectuosa”.

Sin embargo, otros afectados informaron a través de Facebook que en tiendas Apple de Berlín, Hong Kong, Nueva Jersey y Nueva Zelanda sí aceptaron reparar sus dispositivos dañados de forma gratuita.

nullLa compañía indicó a la BBC que los usuarios afectados deben contactar con el correspondiente servicio al cliente.

Por otra parte, y a pesar de los casi 3.000 afectados que se han unido en la campaña, algunos expertos señalan que no es un problema común.

En ese sentido, A.J. Forsythe, el fundador y director ejecutivo de iCracked, una empresa de Sillicon Valley especializada en reparaciones de pantallas, aseguró a la BBC que el asunto no ha llamado la atención de su empresa en los 11 países en los que opera.

“Generalmente vemos que quienes compraron una computadora de US$2.000 o un iPad de US$1.000 los cuidan muy bien durante los primeros dos meses, pero que luego se vuelven una extensión de su vida”, dijo.

“No es necesariamente culpa del usuario… pero es increíblemente difícil hacer un producto que pueda soportar millones de usos en el mundo real”, señaló, haciendo referencia a aquellos que señalan que las manchas podrían deberse a un exceso de limpieza o al contacto con objetos extraños, incluso con los dedos.

nullNo es la primera vez que Apple tiene que enfrentar la presión de clientes insatisfechos.

“Estaría interesado en conocer la versión del fabricante”, añadió.

Por el momento el grupo detrás de la campaña no obtuvo una respuesta ni del fabricante de las pantallas ni de Apple.

Pero quien sí se puso en contacto con los afectados es el despacho de abogados estadounidense Whitfield Bryson & Mason, para que exploren sus opciones legales.

Apple ya enfrentó la presión de sus clientes en 2013, cuando varios de los que adquirieron un MacBook Pro de 15 o 17 pulgadas a principios de 2011 reportaron problemas con los procesadores gráficos de estas computadoras portátiles.

Después de ignorar varias llamadas a solucionar el problema, Apple tuvo que hacer frente a una demanda colectiva antes de iniciar un programa de reparación en febrero de este año.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir