Parecía una buena idea, pero a Facebook ya le ha costado algún que otro dolor de cabeza y a muchos de usuarios un buen disgusto. Si a comienzos de año la red social tuvo que pedir disculpas por incluir en los resúmenes de los mejores momentos de 2014 recuerdos de lo más amargos, ahora los de Zuckerberg no quieren que suceda lo mismo con los recordatorios diarios.

Cada mañana, la red social te recuerda qué era de tu vida ese mismo día años atrás en función de tus publicaciones por aquel entonces. Una bonita forma de repasar tu vida hasta que, por obra y gracia de Facebook, una vieja foto junto a tu ‘ex’ se cruza en tu camino y te arruina el día.

Para evitar que lo que fue un momento feliz te amargue y eche por tierra los buenos propósitos de la herramienta de Facebook, lo mejor es acabar de raíz con la posibilidad de que tu ‘ex’ aparezca ante tus ojos en una fotografía de años pasados y felices.

Adiós, triste pasado

Para empezar, accede a la web ‘On this day’ (“Un día como hoy”, en castellano) a través de este enlace. Es en esa página donde encontrarás los recuerdos que Facebook te presenta en tu perfil cada día para que los compartas con tus contactos.

En la parte superior derecha encontrarás el botón de ‘Preferencias’. Ahí se encuentra la llave para romper de forma definitiva con tus recuerdos más dolorosos.

“Tus recuerdos te pertenecen, por lo que deberías controlar cuáles ves en ‘Un día como hoy’ ”, explica Facebook al acceder a esta opción. Tras estas palabras, la red social te da la posibilidad de aplicar varios filtros para que seas tú quien decida qué recuerdos aparecen en tu cuenta de Facebook cada día, evitando así sorpresas desagradables.

Personas y fechas. Eso es lo que los usuarios pueden filtrar para asegurarse de recibir recuerdos positivos. Así, puedes seleccionar a qué contacto quieres evitar en esta herramienta de Facebook.

No obstante, la red social recuerda que una forma igual de eficaz de evitar que un recuerdo negativo aparezca ante tus ojos por culpa de ‘Un día como hoy’ es bloquear al contacto en cuestión o, directamente, eliminarlo.

De la misma forma, puedes bloquear un día o un período de tiempo concreto. “Haznos saber si hay fechas sobre las que no te gustaría recibir recuerdos”, resume Facebook. Un calendario te servirá para elegir el intervalo de tiempo que quieres aparcar en el olvido y ya está: la red social no te recordará absolutamente nada durante esos días.

Un par de clicks y tus recuerdos más dolorosos, bien estén asociados a una persona o a una fecha, se esfumarán. Desde ese momento, Facebook solo hará resurgir en tu memoria los momentos más felices, los que tú has seleccionado. La red social ha activado su memoria selectiva y tú puedes decidir quién está en ella.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir