Los palos para selfie acabarán anticuados tarde o temprano, pero no se les pueden odiar, dado el servicio que nos prestan. Otra cosa es la gente que abusa de ellos. El caso es que hay una nueva aplicación que quiere evitar su uso al replicar perfectamente su funcionamiento y permitir que te hagas una foto a ti mismo, solo o con más gente a tu alrededor, sin necesidad de llevar un palo encima.

Su nombre es muy original (ejem): Selfie Stick, que básicamente se traduciría como “palo para selfie”. Ha sido desarrollada para iOS por Ford Davis en la ciudad estadounidense de San Diego y hay que decir que es una app muy inteligente: tiene un temporizador integrado para que no necesites pulsar ningún botón cuando alejas el teléfono y lo sujetas en una posición incómoda antes de hacerte una selfie.

Este temporizador está compuesto de un software de detección de caras más o menos refinado y otro que hace la fotografía. Ni más ni menos. Algo tan sencillo, como podréis imaginar, funciona fantásticamente, aunque no está exenta de fallos. Por ejemplo, el hecho de que la cámara se activa mediante un movimiento de la cabeza, lo que a veces hace falta inclinarla más de lo debido y uno puede parecer bastante idiota sujetando el teléfono y haciéndose daño en el cuello.

Una aplicación para hacer selfies

El tutorial de la aplicación lo explica bien claro, pero como está en inglés mejor ponerlo en español: pones la app, apuntas a tu cara (funciona mejor con el teléfono en vertical que en horizontal) e inclinas la cabeza hasta que un círculo verde se rellena por completo en la pantalla. Cuando éste desaparece tienes un instante para colocar la cabeza de modo que no parezca que tienes tortícolis, y entonces se dispara la fotografía.

La aplicación está diseñada con muy buen gusto y encaja perfectamente en cualquier teléfono, así que es muy recomendable para cualquiera (a excepción de aquellos que no sean capaces de recordar qué cara habían puesto antes de activar el disparo de la cámara con la cabeza).

De momento Selfie Stick no tiene una gran empresa detrás y ha sido desarrollada solo por el propio Davis, lo que le suma mérito a su funcionamiento. No sería de extrañar que Facebook o alguna empresa similar copiara la idea (o fuera un poco más legal y comprara la aplicación a su creador).

Aunque no va a conseguir que tu padre deje de usar el palo selfie para avergonzarte en las cenas familiares, al menos podrás sacar una app para presumir de su funcionamiento y pasártelo bien haciendo el bobo mientras tuerces el cuello para que tu sorprendido público (tus tías y cuñados) alaben el ingenio de la aplicación que estás usando. Al fin y al cabo, es para lo que sirven estas aplicaciones: para hacernos la vida más fácil y para hacernos los interesantes cuando usamos el teléfono en público, ¿verdad?

Sea como fuere, si no os va todo este tema, siempre podéis bajar otras aplicaciones similares que permiten hacer fotos por comandos de voz, como Say Cheese Camera, o simplemente sonriendo, como HappyShutter.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir