No se trata de vanidad, es un impulso intrínseco del humano conservar los rasgos de su juventud, la lozanía, la luminosidad de su tez; pues un rostro, una piel y un cuerpo de apariencia joven es sinónimo de salud, de vitalidad y de fortaleza; es por ello que desde épocas remotas sobran los métodos para atrapar la eterna juventud o al menos retrasar al máximo los estragos del tiempo, desde rituales, baños, cremas, alimentos, entre otros… lo cierto es que hay una explicación biológica para los cambios y signos de deterioro que deja el correr del tiempo en nosotros, hoy la ciencia revela el secreto de la eterna juventud.

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos teniendo la misma edad lucen más joven que otros?, o tal vez hayas notado que las personas de piel oscura envejecen más lento (al menos su apariencia) que los de piel más clara. Hay una explicación para ello; resulta que científicos expertos han realizados estudios con respecto a la edad que aparentan las personas en comparación con su edad biológica, y han estudiado la genética de los mismos, identificando un gen responsable de que hacer que nuestro rostro luzca envejecido.

El estudio fue llevado a cabo con una población de 100 mil personas quienes observaron alrededor de 4 mil imágenes de rostros, los cuales debieron evaluar y dictaminar la edad que aparentaban; estos datos fueron cotejados junto con 8 millones de ADN estableciendo una relación entre la edad promedio que se percibe con la composición genética del individuo.

La ciencia revela el secreto de la eterna juventud - 2El resultado de este experimento fue que algunas variaciones del gen identificado como MC1R son las responsables de que algunos luzcan más jóvenes que otros aunque tengan la misma edad biológica; este mismo gen también tiene que ver con la producción de melanina, esta es la sustancia que da pigmentación a la piel y además determina la capacidad de defensa de la piel de los agentes externos, al haber más melanina más resistente es, por ello las pieles oscuras son más fuertes y las blancas más sensibles.

Este descubrimiento permite sentar las bases para la decodificación del mapa genético  con respecto a la apariencia y la lozanía que permite percibir la edad de un individuo; al comprender más sobre el asunto, es muy posible que podamos hacer que el tiempo sea inocuo en nuestra apariencia juvenil.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir