Como cada verano desde hace ya varios, los rumores acerca del posible diseño y características del nuevo iPhone corren como la pólvora. Sin confirmación oficial por parte de Apple, el nuevo terminal, que podría denominarse iPhone 6S siguiendo la tendencia, podría ser continuista en los estético pero con algunos avances en sus espeficiaciones técnicas.

Según afirma el medio especializado «Digitimes», Apple ha decidido contar con Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) y Samsung como proveedores del próximo procesador que se integrará en el nuevo iPhone, que podría presentarse en septiembre.

Nuevas filtraciones apuntan a que la producción del próximo chip ya ha comenzado y en las próximas semanas comenzará el ensamblaje de los nuevos terminales. En este caso, será el A9 y está producido con tecnología de 16 nanómetros tanto en las fábricas de Samsung como la TSMC en Corea del Sur y Taiwan, respectivamente.

Con esto, parece que la tecnología de 14 nanómetros, que a priori es el futuro estándar de la industria, no estará aún disponible como se esperaba. Según afirma este medio, la producción sufrió un ligero retraso, ya que Apple requirió modificar la forma del procesador. Sin embargo, según afirma esta fuente, el retraso no impedirá el lanzamiento del próximo iPhone y las futuras versiones de iPad(todavía también por anunciar). Es de suponer que aumentará su rendimiento, manteniendo la arquitetura 64 bits. TSMC también se encargará de producir los sensores táctiles y de audio de los próximos iPhones, según afirma esta fuente.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir