Dentro del auge de la llamada economía colaborativa hay un elemento que está apareciendo en casi todas las nuevas startups: el coche y la posibilidad de compartirlo entre varios usuarios que no se conocen.

Y en este sentido hay dos reyes: por una parte Uber, en plenas batallas legales y del que incluso se discute que realmente sea economía colaborativa, y por otro lado BlaBlaCar, la famosísima plataforma gracias a la que millones de personas comparten trayectos en coche a diario.

En ese esecenario, ¿no falta un gigante tecnológico por sumarse a la fiesta? Efectivamente, Google. Porque es cierto que el gigante forma parte del accionariado de Uber e incluso le presta algunos servicios más que valiosos (como sugerir su uso en Google Maps), pero no se puede decir que Uber sea una compañía de Google, porque no lo es en absoluto.

Así las cosas, la compañía de Mountain View acaba de lanzar lo que dentro de muy poco pretende ser la competencia directa de BlaBlaCar. Se trata de RideWith, una app que, al igual que BlaBlaCar, conecta a todo tipo de usuarios para que lleven a cabo un trayecto de coche juntos y compartan los gastos de gasolina.

Por ahora RideWith sólo está funcionando en Israel y, más concretamente, en las calles de Tel Aviv, la ciudad en la que ha sido desarrollado. De sus resultados allí dependerá su más que previsible expansión internacional, ante la que habría que ver quién gana la batalla. Porque esa será la pregunta dentro de poco: ¿Google o BlaBlaCar?

A favor de Google: detrás está Waze

Ojo, que Google tiene un punto a su favor muy, pero que muy importante, y no es (sólo) el dinero. La verdadera fortaleza de RideWith es que es un servicio lanzado por el propio equipo de desarrollo de Waze, la app israelí comprada por Google en 2013 que sirve de apoyo a los conductores en su trayecto, avisándoles de atascos, retenciones o incluso controles policiales (con el consiguiente cabreo de policías y políticos).

Y, ¿por qué esto es una fortaleza? Muy sencillo: porque Waze a día de hoy ya tiene controlados los trayectos de todos sus usuarios, con lo que, si quiere, puede coger a varios que hagan un camino similar a una hora parecida y sugerirles ir juntos. Una buena fórmula para que RideWith consiga crecer de la manera más rápida posible.

A favor de BlaBlaCar: ya no es ningún crío

Pero ojo, tampoco nos engañemos: BlaBlaCar ya no es ningún niño pequeño al que se pueda avasallar en medio minuto. La app para compartir coche ya funciona con mucho éxito en varios países, cuenta con más de ocho millones de usuarios, ha llegado a comprar diversas empresas e incluso hizo una ronda de financiación de 100 millones hace apenas un año.

En otras palabras: hace tiempo que BlaBlaCar se hizo mayor, y a día de hoy es una startup que goza de un absoluto éxito en medio mundo, y eso no será fácil de quitar. Veremos cómo evoluciona la más que probable batalla.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir