En los últimos años hay un montón de ejemplos de errores, fallos técnicos o declaraciones desafortunadas en el sector tecnológico. Estos son algunos ejemplos.
El algoritmo racista

Un error lo tiene cualquiera y ningún algoritmo de reconocimiento de imagen es 100% fiable, pero lo que le sucedió a una programadora de Nueva York llamada Jacky Alcine al buscar entre sus fotos en Google Photos fue un hallazgo brutal: el programa había autoetiquetado unos selfies con un amigo, ambos negros, como “gorilas”.

Alcine inició una campaña por redes sociales para denunciarlo. La propia compañía se puso en contacto con ella para pedirle disculpas y, de paso, permiso para investigar el fallo. Afirmaron que fue un problema con los ajustes de luz y tonalidad de piel y que hay otros muchos fallos similares también con personas blancas.

Un CEO en contra del matrimonio igualitario

Brendan Eich fue el creador de JavaScript y también fue CEO de Mozilla, pero durante menos de dos semanas, por lo que podríamos apodarle como ‘El Breve’. Tuvo que abandonar la empresa, propietaria de Firefox y con una política de inclusión social y aceptación de la diversidad, porque salió a la luz una donación que hizo a una campaña contra el matrimonio igualitario en California.

La frase machista de Satya Nadella

El consejero delegado de Microsoft estuvo desafortunadísimo cuando dijo que las mujeres en tecnología “no deben pedir un aumento, sino confiar en el karma y tener fe en el sistema”. Esa fue su respuesta cuando le pidieron que diera un consejo a esas mujeres que cobran menos que los hombres pero no se sienten cómodas al pedir un aumento de salario.

Nadella reconoció la existencia de la brecha salarial y que respondió mal a la pregunta, incluso se disculpó también en Twitter. Muy bien por su parte, pero con este precedente quizá haya necesitado más hechos que palabras dentro del gigante de Redmond.

El posado de Marissa Mayer

La que fuera pieza clave de Google y actual CEO de Yahoo! es uno de los pocos ejemplos de mujeres con un puesto directivo al más alto nivel, reflotando una empresa sin rumbo fijo. Sin embargo, su política de no defender el teletrabajo o de utilizar solamente dos semanas de su baja maternal no le granjearon buenas opiniones entre los sectores más feministas.

Peor aún fue cuando posó en la revista ‘Vogue’, cuando muchos consideraron que su imagen contribuía a mantener el estereotipo de las mujeres que deben ser bellas por fuera para triunfar. Pese a la polémica, queda más que claro vistos los resultados de su gestión que llegó al puesto por su gran trayectoria y su intelecto.

Un curriculum retocado

No salimos de Yahoo, donde en 2012 dimitió su consejero delegado, Scott Thompson, por la presencia de un falso título universitario en informática en su curriculum: apenas llevaba cuatro meses en el cargo.

Los ‘trapos sucios’ de Uber

Decir Uber es decir polémica, pero la que surgió de unas supuestas declaraciones de Enric Michael, uno de sus vicepresidentes, fue un poco fuerte.

Según Buzzfeed, Michael comentó en una cena que quería destinar un millón de dólares en la contratación de cuatro detectives y cuatro periodistas que actuaran contra los medios críticos con la empresa. Lo que le faltaba a las trabas que está encontrando en muchos países fuera de Estados Unidos…

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir