Que Google es un gigante no se escapa a nadie. Durante muchos años se ha convertido en un monstruo de muchísimos tentáculos, que empezaron aferrando el mercado de las búsquedas pero que ha acabado por meterse en la fabricación de hardware y software, con pies en la robótica, la inteligencia artificial e incluso un proyecto para repartir internet por todo el mundo.

El secreto del crecimiento de Google, durante años, fue su éxito comercial: la forma en la que supieron ver que el negocio estaba en introducir la variable económica a las búsquedas a internet primero, y a la publicidad online después. Ahora Facebook amenaza su primacía en ambos sectores, pero aun cortándole su mayor tentáculo le quedarían un montón de posibilidades de negocio.

¿Cómo describir el tamaño de Google de forma sencilla y visual? Dadaviz, una página de infografía, lanza algunas propuestas.

Lo primero, la base: qué es Google. Porque Google ya no es Google, Google ahora es Alphabet, una macorcorporación para aglutinar tantos tentáculos. ¿Y qué forma tiene eso? Más o menos, esta

¿Dónde es el buscador de Google importante? En casi todo el mundo, en realidad. Pero, de hecho, su página es la más visitada en no pocos países

Para poner en contexto su dominio, un vistazo al país más difícil de todos, allí donde nacen todas las grandes empresas: este es el gráfico de búsquedas hechas desde ordenador en EEUU, donde Google gana con un 64%, tres veces más que su inmediato perseguidor.

Pero claro, es fácil ganar de tanto cuando tienes un monopolio de facto, ¿no? Que se lo digan a Microsoft, cuyo navegador Internet Explorer dominaba en todo el mundo en 2008… hasta que llegó Chrome

Ese dominio, sin embargo, no ha hecho que los gestores de la empresa pierdan el norte. La empresa no aparece en un ranking: en el de las empresas más desiguales del sector tecnológico, donde sí aparecen competidoras como Microsoft, Yahoo o Apple, cuyo CEO cobra muchos millones más que su plantilla estándar

Donde sí aparece es el ‘top 6’ de inversiones más rentables de hace apenas nueve años. Si entonces hubieras comprado acciones de Google hoy tendrías…

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir