“Quiero crear videojuegos cuando crezca”.

Es una ambición de muchos niños. No sorprende, ya que muchos de ellos se la pasan jugando en sus tabletas, teléfonos, consolas y en sus PCs.

Es ciertamente uno de los objetivos de mi hijo y, como cualquier padre dedicado, quiero ayudarlo a convertir su sueño en realidad, o al menos ayudarlo a descubrir a temprana edad si no es lo más apropiado para él.

También estoy consciente de que mi falta de conocimiento técnico implica que, al menos en casa, va a ser difícil para él adquirir las habilidades técnicas que se requieren para desarrollar viejojuegos, incluyendo codificación.

Esto es un problema. Lo que sé de la historia del videojuego es que muchos de los que han tenido éxito en este sector empezaron jóvenes.

Así que no hay un mejor lugar para encontrar las respuestas sobre cómo convertirse en un creador de juegos que la empresa Frontier Developments.

La firma fue creada por David Braben, el arquetipo de niño programador, quien en su adolescencia fue el co-autor del legendario juego Elite.

La producción
David Braben

La última versión de Elite fue lanzada al mercado el año pasado y Frontier está ahora completamente dedicada a mantener y expandir sus juegos sobre combate y el espacio.

Frontier emplea muchos programadores -explica Adam Woods, un productor de Elite- y tiene un muy buen plan de desarrollo de sus carreras, desde que entran recién graduados hasta el puesto más alto, el de jefe de tecnología.

Sin embargo, dice, hay mucha gente en la empresa que ha llegado por otras rutas.

El jefe de producción de audio, Jim Croft, comenzó como músico y compositor, creando música para anuncios de televisión.

Woods sabe de codificación pero empezó en el área de control de calidad, que implica probar los juegos de Frontier mientras están en desarrollo e identificar virus y otros problemas.

Juego Spalding

“Ahora, como productor, ayudo a definir la vida de un juego por un período de tiempo, puede ser por un año o por dos años”, dice.

Su trabajo involucra asegurarse de que los varios equipos de Frontier –codificación, arte, diseño, interfaz gráfica de usuario, entre otros- estén listos para terminar el trabajo que se requiere para la nueva expansión o para resolver problemas de virus.

“Yo divido las tareas que se necesitan hacer y estimo cuánto tiempo va a tomar”.

En la fase final antes de la entrega, busco ver si los juegos tienen virus y me aseguro de que todo esté en orden.

Ese trabajo es apenas uno de muchos en la fase de producción de un juego como Elite Dangerous.

Muchas de las personas involucradas en esta tarea están familiarizadas con la tecnología, pero saber de codificación no es esencial para su trabajo.

Consejos prácticos
Kodu

“Crea juegos. Lo mejor que puedes hacer es comenzar a crear juegos ya”, dice Shaun Spalding, un desarrollador de juegos.

“La razón por la que logré un trabajo en la industria como diseñador de juegos es porque fui la única persona que presentó un videojuego en la entrevista de trabajo”.

Con esto, dice, “no solo demostré mi habilidad, experiencia y conocimiento, sino que mostré también una vocación natural para desarrollarlos”.

Si quieres ser parte en la creación de juegos, créalos hoy y termínalos. Tanto como puedas. Muéstralos a todo el que puedas y aprende de tus errores, que al principio serán en casi todo.

Gran diversidad
Elite Dangerous

En un estudio del tamaño de Frontier, se espera que haya una gran diversidad, dice Jake Habgood, un ex diseñador de juegos que ahora dirige la licenciatura en desarrollo de software y videojuegos de la Universidad Hallam de Sheffield.

“Si tienes más de 150 personas en un equipo, habrá funciones que son muy especializadas”, señala.

Para Habgood, quienes aspiran a crear juegos harían bien en saber la diferencia entre jugarlos bien y crearlos.

“Una de las confusiones que existen es que crear juegos y jugarlos son sinónimos” explicó.

Sin embargo, dice, los expertos presentan algo como si fuera fácil, sin explicar cuánto tomó desarrollar las habilidades que implica.

Un juego que es fácil y divertido cuando se juega, no necesariamente es muy divertido o fácil de codificar y crear.

Saber código es clave

Para Habgood, aprender a codificar es la clave para quienes aspiran a convertirse en diseñadores de juego.

VideojuegoMuchas herramientas hacen posible la creación de juegos sin utilizar códigos complejos.

Para jóvenes, como mi hijo de 11 años, aprender programación sería formidable pero hay muchas otras maneras de tener una experiencia en desarrollar juegos sin tener que aprender C++ o saber cualquier tipo de comandos.

Herramientas como Scratch, Kodu de Microsoft, Game Maker de YoYo e incluso Unreal Engine 4 facilitan la creación de juegos.

La experiencia práctica es clave para entender el proceso de creación de los videojuegos, dice Habgood, porque permite una comprensión real de lo que es especial en este trabajo.

“Si puedes ver la creatividad en programación y juegos, no es difícil entender cuán interesante puede ser”, señala.

“Pero lo clave es estar comprometido y dedicarle las horas que requiere. Si no lo haces, no vas a tener éxito”, agrega.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir