Pocos días tras el lanzamiento del nuevo iPhone SE, el nuevo smartphone de Apple fue sometido a una prueba comparativa de resistencia junto al iPhone 6S y al iPhone 6S Plus.

Cada vez que Apple lanza un nuevo gadget, independientemente de si es un iPhone o iPad, muchos internautas lo esperan con ansias para someterlo a diversas pruebas agresivas. Como era de esperar, el recién anunciado iPhone SE no fue una excepción.

En teoría, el nuevo iPhone SE tiene muchas cosas en común en materia de componentes de hardware con el iPhone 6S lanzado el año pasado. Pero también hay algunas diferencias, sobre todo en cuanto al rendimiento del sensor de huellas dactilares.

La mayor diferencia de todas se encuentra en el diseño general del dispositivo. Como también puede verse en las fotos, el iPhone SE es idéntico al iPhone 5S, salvo el hecho de que puede ser comprado también en color Rosa dorado que no estaba disponible hace dos años.

Dejando a un lado las especificaciones, los chicos de SquareTrade, un medio online, han decidido probar de un modo lo más preciso posible el grado de dureza del nuevo iPhone SE en comparación con el iPhone 6S y el 6S Plus.

El iPhone SE, más sensible que el iPhone 6S

Durante las pruebas no tardaron demasiado para llegar a la conclusión de que el iPhone SE es mucho más sensible que los teléfonos de mayor tamaño del gigante de la manzana.

A diferencia del 6S que se torció  a una presión de 77 kilógramos, el iPhone SE cedió a sólo 72 kg. Bajo el peso de 80 kg, con el que empezó a encorvarse el iPhone 6S Plus, el iPhone SE dejó de funcionar totalmente.

En cuanto a la resistencia subacuática, en menos de un minuto, el iPhone SE se apagó y dejó de encenderse, mientras que el iPhone 6S permaneció sin problemas a la misma profundidad de 1,5 metros durante 30 minutos y totalmente funcional. Su único problema fue con el altavoz.

 

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir