Porsche 718 Boxster: Llega la hora del turbo

Todos los deportivos de Porsche, salvo los SUV y la berlinaPanamera, se designan con números como el mítico 911, el espectacular 918 Spyder e, incluso, el 919 Hybrid de carreras.

Y la cosa no va a acabar aquí ya que los Porsche más pequeños, los Cayman y Boxster, también van a identificarse con tres cifras, tal y como te adelantamos en su momento. 718 es la designación con el que a partir de ahora conoceremos a estos dos modelos, mientras que sus nombres ‘tradicionales’ nos servirán para saber si estamos hablando del cupé o del cabrio, este último la novedad que te exponemos a continuación. Los fans de la marca alemana sabrán que 718 ya se usó en la década de los 50 y los 60 en un modelo que utilizaba un motor de cuatro cilindros, al igual que ocurre con los modernos Boxster y Boxster S, que se propulsan con nuevos bloques tetracilíndricos; bien hilados quedan loscambios…

Efectivamente, el Boxster tiene un dos litros turbo de 300 caballos mientras que el S lleva un 2.5 litros turbo de 350 caballos que, a falta de conocer más detalles, podríamos aventurar a decir que proceden del grupo Volkswagen. Con el cambio automático de doble embrague PDK y el paquete deportivo Sport Chrono, opcionales, el Boxster acelera de 0 a 100 en 4,7 segundos, casi un segundo menos que su antecesor. En el caso del Boxster S y con ambos equipamientos incluidos, la cifra baja a 4,2 segundos, 0,5 segundos más rápido que el anterior. En el caso de las velocidades punta, éstas son de 275 y de 285 por hora respectivamente, 11 y seis kilómetros/hora adicionales. También se mejora el par, de 38,7 kilográmetros en el Boxster (28,6 con el seis cilindros) y 42,8 kilográmetros (36,7) y se amplía el régimen en el que se obtienen, ya que está disponible desde 1.900 vueltas hasta 4.500, cuando antes y en ambos se obtenían en este máximo. El consumo de combustible también se ve afectado y muy positivamente, ya que de media se reduce en los dos casos un litro a los 100.

Otras mejoras que incluye el Boxster en general radican en la estética como puedes comprobar, con faros bixenón y luces diurnas de led o, en su defecto, faros íntegros de led y llantas de 19 o 20 pulgadas. No obstante hay más mejoras bajo la carrocería, como una dirección electromecánica un 10% más precisa, el PASM que rebaja un centímetro la altura de la amortiguación o dos si se opta por una configuración más racing o el selector de modos de conducción incluidos en el volante, inspirado en la competición y estrenado en el 918, que incluye asimismo una función Sport Response por la que, durante 20 segundos, salen a relucir las máximas prestaciones del coche.

Tampoco se ha descuidado el sistema multimedia, prácticamente idéntico al estrenado en el 911 y que permite una mayor conectividad entre el teléfono móvil y el vehículo. Navegador o el audio también han sido mejorados, entre otros.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir