Opel Mokka X: Mirada al futuro

Se llama Opel Mokka X pero no es ninguna versión específica del conocido SUV, sino el modelo 2016 del mismo y es que a partir de ahora, una ‘X’ al final de su nombre distinguirá a los todocamino de esta marca. Por supuesto, hablamos de un restyling acometido sobre un coche de 2012, pero que incluye mejoras tanto en la estética como en lamecánica y el equipamiento.

En el primer apartado, las diferencias más significativas las encontramos en el frontal, que le emparenta directamente con los últimos Corsa y Astra gracias a sus formas más robustas, a una parrilla más amplia y a unos faros que cuentan con avanzada tecnología led. Por lo demás, tanto en la línea lateral como en la zaga, el Mokka resulta bastante más reconocible y tan sólo los nuevos colores ‘Naranja Ambar’ o ‘Rojo Escarlata’ le distinguen del modelo que se comercializaba hasta ahora.

En el interior, también encontramos detalles nuevos como el salpicadero, que ha modificado su forma y sobre todo el cuadro de mandos que ha simplificado su diseño. Pero sin duda, lo que más llama la atención es la pantalla táctil central, que puede ser de 7 u 8 pulgadas y a través de la cual se maneja todo el sistema multimedia.

Por otro lado, en el plano mecánico el Mokka X recibe el bloque 1.4 Turbo de inyección directa con 150 caballos, el mismo que estrenó el Astra recientemente y que puede ir asociado a una caja de cambios automática de seis marchas y al sistema AWD de tracción total que también es inédito en este modelo. Gracias a éstos, este gasolina 4X4 declara un gasto de sólo 6,6 litros/100 kilómetros y unas emisiones de 154 gr/km. Por su parte, la alternativa Diesel sigue siendo el 1.6 CDTi de 136 caballos que este modelo recibió el año pasado y que declara un consumo de 4,7 litros y unas emisiones de 109 gr/km.

Pero sin duda, el punto fuerte de este restyling es el del equipamiento y es que Opel ha incluido sus últimos avances en este Mokka X, demostrando la importancia que tiene en su gama. Hablamos por supuesto de los faros AFL LED adaptativos, que reconocen la situación de otros coches y peatones en la vía y adaptan el haz de luz en función de las necesidades para mantener la mejor iluminación en cada momento, pero también de otros sistemas de ayuda a la conducción como el detector de señales, el indicador de la distancia de seguridad, la alerta de colisión frontal o la de cambio de carril involuntario.

En el Salón de Ginebra conoceremos los datos comerciales del Mokka X. Se espera que su precio base ronde 20.000 euros.

La guinda la ponen los sistemas de conectividad IntelliLink para cualquier tipo de smartphone y sobre todo el denominado Opel OnStar, un asistente personal al que tenemos acceso mediante comandos de voz y que es capaz de enviarnos la información que precisemos en cada momento y por supuesto, de conectar de forma inmediata con los servicios de emergencia si detecta que el coche ha sufrido un accidente.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir