Una nueva tecnología desarrollada por la fabricante china de drones DJI podrá impedir que las naves no tripuladas vuelen sobre ciertas áreas restringidas, según un reporte del New York Times.

El nuevo sistema, conocido como Geoforcing, será una forma de controlar los lugares sobre los que puede volar un dron. Su objetivo será bloquear espacios aéreos a las máquinas con información que ya se encuentra en ese sistema y que se mantendrá constantemente en actualización

Sitios restringidos como prisiones o plantas de energía serán imposibles de acceder, mientras que habrá otro tipo de lugares que de no representar un problema para la seguridad nacional, podrán ser desbloqueados pagando al sistema creado con DJI para que permita el acceso.

“Es un ejemplo de cómo las soluciones tecnológicas pueden abordar las preocupaciones” dijo Brendan Schulman, vicepresidente de asuntos legales de DJI, al Times. La empresa también explicó que esto puede ayudar a las autoridades, porque si un dron encuentra que hay un incendio en una reserva natural podrá avisar de forma pertinente para que actúen. Eso, al mismo tiempo, permitirá que se bloqueen esas zonas para que las aeronaves no sufran la consecuencia de las llamas.

Actualmente, las autoridades de EE.UU. están estudiando la normativa para lograr que los drones dejen de irrumpir en la privacidad de las personas y en la seguridad nacional. Al mismo tiempo empresas como Amazon, Google o Walmart trabajan ya con modelos de entrega a través de aeronaves no tripuladas. Reportes indican que algunos de estos servicios podrían comenzar tan pronto como 2017, aunque en América Latina o España la fecha está menos clara.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir