Telegram es esa app para móviles, tablets y PC que está más centrada en ser segura y proteger la información y los datos de los usuarios que tienen que en enriquecerse con ello. Como consecuencia de esta filosofía enfrentada por completo con la de WhatsApp -que es gratis a costa de que Facebook mire un poquito qué andamos haciendo-, Telegram procesa actualmente unos 12.000 millones de mensajes diarios entre personas.

Es una cifra impresionante, sobre todo si tenemos en cuenta que se corresponden al pasado mes de septiembre y que en febrero de este mismo año, Telegram ‘solo’ alcanzaba los mil millones de mensajes. Multiplicar por 12 tu cantidad de envíos en tan solo unos meses es un hito impresionante, algo que deja muy claro que aún existe gente en contra de WhatsApp y que las alternativas al mismo siguen muy vivas. Line, otra alternativa, también tiene un crecimiento enorme.

Pavel Durov, el fundador de Telegram, ha asegurado que sus usuarios mensuales activos -esto es, que usan la app a diario- asciende a 60 millones, lejos de las cifras de WhatsApp pero por encima, sin ir más lejos, de la población total de la Península Ibérica. “Algo interesante que notamos de los usuarios que han instalado Telegram es que la instalaron como una alternativa en un primer lugar, pero que luego se ha convertido en su aplicación principal de mensajería”, comentó Durov en la TechCrunch Disrupt de San Francisco del mes pasado.

Telegram para iOS

Telegram lleva funcionando solamente dos años y ha captado a muchos usuarios gracias a lo que mencionábamos de la seguridad y a que también han sabido captar el estilo y el aspecto de WhatsApp pero avanzando mucho más rápido.

Se trata de avances que llegan a WhatsApp y parecen una gran innovación, como los mensajes de voz o las llamadas digitales, pero que llevaban ya tiempo implantados en Telegram, de ahí que también haya muchos usuarios que la prefieran por esto.

Otro punto que Durov destacaba como ventaja de Telegram es que se puede usar en PC con una app nativa. Es la mayor diferencia con WhatsApp que esgriman todas las alternativas -Line, WeChat y otras similares-, ya que todas apuestan por estar comunicados en cuantos más dispositivos mejor.

Ahora bien, hay muchas críticas -algunas muy curiosas- con Telegram que, de momento, es la que más éxito tiene a nivel mundial y eso se ha cobrado ciertos disgustos y problemas de relaciones públicas: el ISIS usa Telegram y la app no publica sus datos privados porque, bueno, es parte de la gracia de su aplicación. Si no revelan nuestras fotos de gatos, tampoco los planes que hacen estos señores. ¿Sería lícito en este caso? A saber.

Lo que está claro es que hay que recordar que hay alternativas a WhatsApp y que siguen vivas y parecen rentables, incluso si cometen el gran error, como su gran enemigo, de no revelar exactamente cómo consiguen su dinero. Ahora solo queda saber si las alternativas no se matarán entre ellas, lo que es también otro tema del que hablar. Line es una plataforma con juegos y más apps, y WeChat va en esa dirección también. ¿Qué hará Telegram para seguir siendo relevante?

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir