El nanoFlowcell QUANTiNO pronto dejará de ser un extraño concept car para convertirse en el primer deportivo eléctrico con baterías de flujo. Así lo ha confirmado hoy la empresa que dirige Nunzio La Vecchia y que cuenta con la participación de firmas tan importantes como Koenigsegg y Bosch.

NanoFlowcell ya nos dejó ver el año pasado los Quant F y e-Sportlimousine dos prototipos provistos de esta tecnología, que lleva más de dos años en desarrollo y que permite alargar la autonomía deestos coches de una forma sencilla y ecológica. La clave es un fluido derivado del agua marina que se convierte en el conductor perfecto para la electricidad, permitiendo alargar la vida de las baterías.

Este coupé de 2+2 plazas tiene tracción total, 80 kW de potencia y promete unos 1.000 kilómetros de autonomía

El QUANTiNO por tanto, cuenta con dos depósitos para almacenar esta solución acuosa que pueden recargarse cuando sea necesario y que potencian la autonomía de sus baterías, necesarias para mover nada menos que cuatro propulsores eléctricos. Éstos se ubican uno en cada rueda y dotan de tracción total al llamativo coupé. El resultado es un vehículo con unos 109 caballos de potencia –80 kW-, rápido y eficaz, capacitado para alcanzar los 200 km/h de velocidad punta y que declara una autonomía próxima a los 1.000 kilómetros.

Sin duda, sobre el papel esta solución parece perfecta para una conducción divertida y responsable con el medioambiente, pues el nanoFlowcell QUANTiNO no emite gases nocivos a la atmósfera. Pronto veremos si realmente si realmente esta última versión es cercana a la de producción y si logra concentrar un buen número de pedidos. Desde luego la estética de esta variante no puede ser más parecida a la del prototipo inicial, que podéis ver aquí debajo en color azul.

nanoFlowcell QUANTiNO El deportivo de las baterías de flujo 1

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir