Un grupo de científicos, investigadores y académicos preocupados, entre ellos Elon Musk y Stephen Hawking, han advertido que una carrera armamentista militar de inteligencia artificial podría desarrollarse pronto si no se toman medidas preventivas.

Una carrera armamentista mundial es “prácticamente inevitable” si cualquier poder militar importante avanza en el desarrollo de armas de inteligencia artificial, advirtió el grupo en una carta abierta presentada en la Conferencia Internacional Conjunta sobre Inteligencia Artificial en Buenos Aires.

“Es mucho lo que está en juego”, dice la carta. “Las armas autónomas han sido descritas como la tercera revolución en la guerra, después de la pólvora y las armas nucleares”.

Otras notables figuras de la tecnología, entre ellas el cofundador de Apple, Steve Wozniak, y el director ejecutivo de Google DeepMind, Demis Hassabis, también son firmantes de la carta.

Las armas autónomas —piensa en Terminators con pistolas, vehículos inteligentes con ametralladoras incorporadas y drones bombarderos auto pilotados— no son solo material de ciencia ficción. Como lo señala la carta, algunos sistemas de armas son “factibles en cuestión de años, no décadas”.

“Las armas no requieren de materia prima costosa o difícil de obtener, así que se volverán ubicuas y económicas para que todos los poderes militares significativos las produzcan en masa”, dice la carta.

“Las armas autónomas son ideales para tareas como asesinatos, desestabilizar naciones, someter a poblaciones y el asesinato selectivo de un particular grupo étnico”, continúa. “Por lo tanto, creemos que una carrera armamentista militar de inteligencia artificial no sería beneficiosa para la humanidad”.

La guerra de alta tecnología de hoy en día se libra por medio de máquinas por control remoto. El ejército de Estados Unidos actualmente tiene a MADSS, un vehículo explorador de 635 kilos que transporta equipo y dispara una ametralladora. También cuenta con el Protector, un vehículo explorador de 453 kilos que busca bombas y dispara una bazuca.

Sin embargo, los ejércitos ya están experimentando con sistemas automatizados. El sistema israelí de la “Cúpula de Hierro” detecta y derriba cohetes que se acercan. El sistema “Phalanx CIWS” utilizado por los barcos de combate navales de Estados Unidos lo hace con una pistola Gattling que gira. El sistema C-RAM hace lo mismo en tierra por medio de un camión.

En abril, la Escuela de Derecho de Harvard y Human Rights Watch publicaron conjuntamente un informe que pide la prohibición de las armas autónomas.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir