Un intrascendente Xperia Z3+ se dejó ver hace unos pocos meses, y el misterio en torno a los planes de Sony se acrecentó.

Como guinda, un enigmático futuro de su división Mobile teniendo en cuenta sus últimos resultados económicos. Se acabó la espera, se acabó la incógnita: estamos en la IFA 2015, y Sony ha vuelto por sus fueros a lo grande, ya que ha presentado no uno ni dos, sino tres modelos del Xperia Z5.

El más previsible y esperado es el, simplemente, Sony Xperia Z5. Continuista en diseño respecto a los anteriores, pero con novedades interesantes más allá del irrenunciable avance en especificaciones. Empecemos por dentro: procesador Snapdragon 810 en versión 2.1, que evita el calentamiento del original; 3 GB de RAM para amarrar la multitarea y asegurar que no será un fiasco, pantalla Full HD de 5.2 pulgadas, 32 GB de almacenamiento con ranura microSD, 2.900 mAh de batería, y cámara trasera de 23 megapíxeles. La frontal se queda en 5 megapíxeles.

Sony presenta los Xperia Z5

A ello se le unen resistencia al agua y al polvo como es tradicional, esta vez sin molestas tapas para los conectores, y un nuevo sensor de huellas dactilares. Que, sorpresa, no está ni delante ni detrás, sino… en el botón de bloqueo y desbloqueo, sito en el borde derecho del terminal

Una de las principales incógnitas está en la cámara. Desde hace ya unos años, Sony tiene sensores muy poderosos y resoluciones muy altas, pero esto no se traduce en buenas fotografías. ¿El culpable? Un procesado posterior a la captura demasiado agresivo que termina destruyendo el detalle de las imágenes. Sony, como siempre y como es lógico, ha hablado bondades y nada más de su cámara, así que habrá que probar esa cámara para determinar su verdadera calidad.

Acompañantes: el hermano pequeño y el primo mayor

Al Xperia Z5 le han acompañado en su presentación otros dos terminales. Uno ya sabíamos que llegaría, o era de esperar: el Xperia Z5 Compact. Prácticamente igual por dentro, con las diferencias de los 2 GB de RAM, la pantalla de 4.6 pulgadas y resolución HD, y los 2.700 mAh de autonomía.

Por fuera, cuerpo de policarbonato en colores algo más chillones, más jóvenes. Si se repiten los casos de los dos anteriores “Compact”, este modelo sería el de la batería más duradera, a la postre. Además, su precio será sensiblemente menor al de los otros dos, toda vez que no olvidemos que hablamos de un gama alta.

Xperia Z5 Compact

Y el tercero en discordia se llama… Xperia Z5 Premium. Con poca modestia en su apellido y unas especificaciones de miedo, es el terminal por excelencia con el que Sony quiere plantar cara al nivel más alto de Apple con el iPhone 6 Plus y a Samsung con sus S6 Edge y Edge+.

Su cuerpo está construido en acero cromado para los bordes y cristal para la parte trasera, lo cual hace que se vea prácticamente como un espejo. Bonito, sí, pero de mirar y no tocar. Y es que las huellas dactilares harán que su estética decaiga desde el primer uso.

Además, el Z5 Premium tiene una pantalla 4K de 5.5 pulgadas que hace imposible distinguir un sólo píxel. Es la pantalla con mayor densidad del mercado de teléfonos móviles y tablets, lo nunca visto hasta ahora. Y no es una frase hecha.

Más allá de eso, trae un nivel de brillo muy alto, muy posiblemente también el más alto de la telefonía móvil, y batería de 3.600 mAh. Según Sony, estos tres modelos tienen una autonomía de “dos días”. Viendo los antecedentes, no deberían estar engañándonos ni ir desencaminados.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir