Borra todos esos emails de spam y esconde esas entradas en tus redes sociales. La mayor parte de lo que has leído acerca de los hornos de microondas es falso.

Aquí te presentamos algunos de los mitos más comunes y la verdad detrás de todos ellos.

Mito: los hornos de microondas causan cáncer

Realidad: Este mito viene de un email bastante popular que ha estado circulando por años. Los microondas operan usando radiación de radiofrecuencia (RF por sus siglas en inglés), lo cual está en el nivel de energía más bajo del espectro electromagnético. Este tipo de radiación está a tu alrededor día y noche, ya sea que uses un horno de microondas o no. La radiación de radiofrecuencia producida por los hornos de microondas es más concentrada que su variedad de todos los días, pero aún así, está contenida de forma segura dentro de la unidad, siempre y cuando se utilice correctamente y no represente una amenaza, de acuerdo con La Sociedad Americana del Cáncer.

Mito: Las comidas de microondas son peligrosas

Realidad: A lo largo de los años, este mito ha tomado muchas formas en Internet. Algunas personas creen que las microondas hacen radiactivos los alimentos, mientras que otros piensan que los productos químicos de los platos calentados se filtran en los alimentos.

Calentar tu comida en un microondas no la hace radioactiva. Las microondas no son radiactivas, son ondas electromagnéticas, así que no hay manera posible de que puedan hacer radiactivos los alimentos. Las microondas penetran en los alimentos y hacen que las moléculas de agua y otras moléculas asimétricas empiecen a oscilar, lo cual calienta la comida.

Existe la posibilidad de que la cocción de alimentos en el microondas pueda hacer que los productos químicos peligrosos se filtren en los alimentos, pero siempre y cuando utilices recipientes aptos para microondas que no contienen plomo, BPA o ftalatos, no debes tener problemas. Si bien muchas personas afirman que todo el plástico es malo, los recipientes hechos con esos químicos no son para nada comunes.

Mito: el microondas destruye los nutrientes en la comida

Realidad: Esta advertencia difundida por grupos que promueven una alimentación saludable no es necesariamente errónea, pero es engañosa. Los nutrientes se descomponen cuando se exponen al calor, sin importar la fuente. El cocinar alimentos en agua u otros líquidos también puede hacer que los nutrientes de la comida desaparezcan. Dado que el microondas es tan rápido y utiliza muy poco líquido, conserva más nutrientes que otros métodos de cocción como la ebullición o cocción, según este estudio de Harvard.

Mito: el agua pasada por microondas altera el ADN y mata las plantas

Realidad: Puede que hayas visto un mensaje dando vueltas por los medios sociales que muestra un experimento científico de una niñita en la escuela. Este experimento demostró que supuestamente utilizando el microondas para calentar el agua la altera lo suficiente como para matar a una planta. “He sabido por años que el problema con cualquier cosa en el microondas no es la radiación lo que preocupa a la gente, sino la forma en que corrompe el ADN en los alimentos de modo que el cuerpo no puede reconocerlo”, afirma dicha entrada.

¿Altera el microondas el ADN? No. En primer lugar, el agua en sí no contiene ADN, aunque puede estar contaminada por el ADN de algunos seres vivos. Más al punto, como se mencionó antes, el microondas sólo hace que las moléculas de los alimentos vibren, pero no cambia la estructura de las moléculas.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir