Si Gmail asestó una bofetada al correo electrónico, tal y como lo conocíamos hasta entonces, agrupando los emails en conversaciones y optimizando la gestión, ahora Microsoft quiere aplicar su propio correctivo a este medio de comunicación que se resiste a caer en desuso a pesar de smartphones, redes sociales y mensajerías varias.

Y, para que no se quede atrás la solución, podría estar precisamente en acercarlo a una de las aplicaciones móviles más exitosas: WhatsApp.

Así lo ha visto Microsoft. Visto y hecho, porque ya ha lanzado Send –por el momento solo disponible para iOS en Estados Unidos–, que da un revolcón a la forma de mandar emails desde el móvil. La compañía ha tratado de reducir al máximo la acción de enviar un email y, para ello, ha creado una aplicación con una interfaz y una forma de funcionar cercana a WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería para smartphones.

Send proviene del laboratorio Microsoft Garage, un brazo de la compañía que se dedica a construir aplicaciones experimentales. En esta ocasión, los desarrolladores de Garage han pensado que cuesta demasiado esfuerzo enviar un email desde el móvil. Hay que entrar en la aplicación, abrir una nueva ventana, donde escribir dirección de correo, asunto y el propio mensaje. Además, si el texto no comienza con un ‘Hola Fulano’ y termina con un ‘Saludos’ o ‘Un besote’, levanta suspicacias de bordería.

Send permite que mandes emails como si fueran ‘whatsapps’Send permite que mandes emails como si fueran ‘whatsapps’ | Foto: Microsoft

Sin embargo, cuando estás caminando a lomos de la prisa o la pereza, lo último que te apetece es tener que escribir un correo con todos sus formulismos. Send simplifica esta operación radicalmente. La interfaz de la app muestra los contactos de la misma forma que lo hace WhatsApp, colocando los más frecuentes en la parte superior, con la intención de facilitar la búsqueda al usuario.

Para mandar un email con Send no hace falta escribir un asunto y la dinámica de la aplicación invita al usuario a teclear mensajes rápidos y breves, evitando las pomposidades de rigor. El software permite enviar correos a destinatarios con los que no puedes contactar de otra manera. En Microsoft ponen el ejemplo del entorno laboral. Tal vez no tengas el número de móvil de un compañero de trabajo para enviarle un sms o abrir un chat, pero seguro que tienes su dirección de correo.

Las conversaciones de Send se guardan en nuestra cuenta de correo electrónico, como es natural, pero en la aplicación móvil solo aparecen los mensajes que enviamos a través de ésta, para no saturar la interfaz. De momento, Microsoft permite usar Send a aquellos que tienen una cuenta de Office 360 para empresas o para el sector educativo, pero la compañía prevé una pronta expansión a otros proveedores de correo.

La aplicación está llamada a simplificar la forma de enviar correos desde el móvil, pero oculta un lado tenebroso. La comodidad para mandar emails puede llevar a más de uno a abusar de ella, con el consiguiente hartazgo de sus interlocutores, que se tirarán de los pelos al recibir en la oficina una frase partida en cuatro correos, tal y como escribimos en WhatsApp.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir