¿Por qué desaparecen algunas marcas de la industria automotriz?

Es curioso ponerse a observar la gran cantidad de nombres y marcas que existen en el mundo en cuanto a material automotriz se refiere. Con el pasar de los años, miles de compañías han nacido y han perecido en este mercado tan oscilante y cambiante, pero, afortunadamente algunos han logrado mantenerse a flote a pesar de todo y a pesar de nada. Años de depresión, de caída de bolsa, de pérdida de materiales, incluso de guerras, han ayudado o han perjudicado a la empresa automotriz y a pesar de ello, siempre van y vienen distintas maneras de ver esta ciencia y como todo, algunas logran quedarse y otras no pueden lograr su cometido.

Muchas veces el concepto no vende o es simplemente la manera en la que fue planteado lo que hace que una marca o un vehículo automáticamente pase al olvido por más que pueda ser una de las mejores creaciones de todos los años. Indudablemente este mercado se mueve gracias a la venta y compra, por lo tanto, sin uno de los dos en un constante flujo, la demanda comienza a bajar y probablemente caiga en bancarrota con el pasar de los meses.

Marcas grandes han intentado ingresar a espacios diferentes creando sub-marcas las cuales llevan su sello, como por ejemplo Scion que pertenecía a Toyota hasta que decidieron cesar con este proyecto. Hummer, Saturn, Pontiac, Mercury y tantos otros han sido esas especies de proyectos paralelos que grandes marcas han intentado llevar, pero, que por una u otra razón no terminan funcionando del todo o simplemente la felicidad que esta trae es efímero.

Con el pasar de los años la industria automotriz busca innovar para llegar a nuevos segmentos del mercado y mantener a aquellos clientes más fieles a sus marcas, esto ha abierto una brecha entre las compañías consolidadas de este sector y aquellas nuevas empresas que no ven crecer rápidamente sus ventas a causa del dominio avasallante de las compañías automotrices más grandes.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir