Hubo un tiempo no muy lejano en que Apple era una compañía absolutamente innovadora, a la que el mercado miraba con atención y cuyos competidores seguían de lejos. Sin embargo, ese tiempo murió. Lo hizo el año pasado, cuando se hinchó a copiar cosas a otros fabricantes, y lo ha hecho este año cuando ha confirmado punto por punto todo lo que se rumoreaba.

En algo hemos mejorado: ya no se venden como grandes novedades cosas que otros fabricantes ya tienen. Sólo se han vuelto previsibles

iPhone 6S y 6S Plus

Lo que más expectación había levantado era el nuevo iPhone. Por la inercia de años anteriores se sabía que no sería una iPhone 7, sino un iPhone 6S, es decir, una revisión de lo anterior. Y así ha sido.

Las novedades en hardware son limitadas (cámara trasera de 12 megapíxels o Touch ID más rápido), y algo más pintonas en el software. Por ejemplo, incorporará grabación en 4k (con editor de vídeo del formato incluido) o el 3D Touch, que no será un sensor de presión sobre la pantalla sino una especie de botón derecho del ratón algo más desarrollado que se activa por presión: conectará apps y habilitará funciones adicionales para ganar velocidad.

En lo exterior otra novedad, que habrá iPhones de color rosa (además del negro, plateado y dorado habituales). España, otro año más, no estará entre los mercados receptores preferentes, así que habrá que esperar.

Además del aparato en sí, también presentaron un interesante servicio de renovación anual (para que tengas cada iPhone nuevo cada año) y un contrato por el que te dan el teléfono libre y firmas con el operador que quieras, dándote todos las mismas tarifas cerradas. Apple ya protegió sus condiciones con el primer iPhone y ahora quiere volver a hacerlo, a ver cómo respiran los operadores fuera de EEUU con esto

iPad Pro

Con el mercado de las tablets en estado de saturación desde hace años, a pesar de estar llamado a ser disrruptivo, Apple ha innovado. Pero poco. Ha lanzado un iPad Pro, que es un iPad considerablemente más grande y con funcionalidades avanzadas propias de un ordenador de sobremesa.

El problema: que es el mismo concepto que ya sacó Microsoft con su Surface

La cosa, claro, es que Apple hace las cosas más bonitas, más funcionales (y mucho más caras). Así, el multitarea entre apps o –aquí sí- la detección de presión de la pantalla abre un campo interesante a los desarrolladores. Con el iPad Pro puede decirse que Apple ha creado una tablet para trabajar, cosa que se echaba de menos. Falta ver si lo consigue.

De nuevo, parte interesante de las mejoras viene con la parte del software: una app de Adobe, por ejemplo, permite diseñar y maquetar apenas dibujando, y otra de dibujo que combina a la perfección con el stylus.

Porque sí, hay stylus (llamado Apple Pencil) y también teclado. Sí, un Surface, vaya

Apple TV

Otra de las grandes novedades de la presentación ha sido la nueva Apple TV, que no es tanto el aparato (luce igual) como el mando y el software. El mando incorpora, además de control de volumen y cargador lighting, una parte táctil y sensores kinéticos (de movimiento, vaya)

¿Y eso para qué? Para combinar con el software: además de una tele, incorporará la AppStore (por lo tanto, hay un nuevo sistema operativo sólo para el Apple TV, TVOS). Eso implica, por ejemplo, que se puede jugar, usando el mando para ello (al estilo de la Wii). Y si no te gusta jugar solo, cualquiera con un iPhone o un iPod Touch puede unirse a ti. Apple ahora también va a por las consolas.

Eso, junto a la opción de comprar cosas a través de la televisión –mostraron el ejemplo de una tienda de ropa- añade nuevas posibilidades al aparato, pero faltará ver cómo se lleva eso a otros países.

Volviendo a la tele (y esto es interesante), la nueva Apple TV permite buscar contenido (series o películas, por ejemplo) no sólo en iTunes, sino también en otros proveedores como Hulu, Netflix o HBO. De nuevo, habrá que ver cómo se lleva eso fuera de EEUU.

Más cosas

Habrá nuevas correas para los iWatch, iOS 9 llegará el 16 de septiembre y iCloud tiene nuevas tarifas

Este año no hubo tampoco ‘one more thing’, pero hubo detalles curiosos: la referencia (y aplauso) a trabajadores presentes en la sala o el hecho de que un directivo d Microsoft tomara la palabra para presentar la interacción de la suite de Office con el iPad. ¿Quién se puede oponer a Apple cuando hasta Microsoft participa de su fiesta?

Google, claro. Por eso presentaron una app para Android, que permitirá a los usuarios que lo deseen copiar su contenido para llevárselo a su nuevo terminal de Apple. Siendo que el porcentaje del mercado de los iPhone es ridículo comparado con el global de Android suena como una puya graciosa, pero poco más. Y eso sí es una novedad.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir