La pick-up por excelencia de Nissan se renueva. Con ocho décadas a las espaldas, la marca japonesa tiene poco que aprender de este segmento, que vuelve a recuperar la pujanza que tuvo en el pasado. En 2017 hasta Mercedes-Benz contará con un modelo en su gama.

Nissan NP300 Navara: listo para nuevos retosLa base será, precisamente, la del nuevo Nissan NP300 Navara, modelo que empezará a producirse este año en la factoría de la marca en Barcelona. También a partir de él se desarrollará una variante para Renault.

Se trata de la cuarta generación de un modelo que, en su anterior entrega, contó con una gran aceptación y sobre la que se planteó también el Pathfinder, el mismo todoterreno pero con una carrocería cerrada y destinada en su totalidad a pasajeros (con su correspondiente maletero) en lugar de llevar la caja posterior abierta.

El NP300 se encuadra, como su antecesor, en el segmento de los pick up de una tonelada de carga y, de hecho, hasta que se decidió el nombre comercial, el proyecto se conoció como One-Tone. Son los modelos que se piden en Europa y en otros mercados como África, pero quedan miniaturizados si se comparan con los mastodontes que tanto gustan en EEUU. No obstante, y aunque Nissan no lo ha comunicado, la longitud estará en el entorno de los cinco metros largos.

Es un coche completamente nuevo, que en la parte del diseño (y donde se puede, es decir, la delantera) bebe del estilo de los últimos crossover de la casa (Qashqai y x-Trail, sobre todo). Como es ya frecuente, se recurre a luces de led’s y la firma diurna adopta en este caso la forma de un boomerang. El interior también se ha rediseñado por completo.

Nissan NP300 Navara: listo para nuevos retos
 Hay más calidad y, sobre todo espacio, asegura Nissan. El NP300 Navara se ofrecerá en dos variantes: King Cab, o cabina sencilla, y Cabina doble para cinco ocupantes.

Según la cabina escogida, hay cambios en la suspensión trasera: de ballestas, pero con un mejor diseño en el primer caso, o independiente de cinco brazos en el segundo para perder algo en robustez (habrá menos carga) a cambio de ganar confort para los ocupantes. Las mejoras también han acarreado un adelgazamiento de estos elementos, que se cifra en 7 y 20 kilos (respecto a las anteriores ballestas) respectivamente.

El motor es diésel, de 2,3 litros de capacidad y dos variantes de potencia (según el turbo sea sencillo o doble) que entregan 160 o 190 caballos. La ganancia en eficiencia y emisiones llega al 24% respecto al anterior propulsor y se podrá escoger entre tracción a las ruedas traseras o total (se supone que con reductora), completando el conjunto un cambio manual de seis marchas o uno automático de siete.

La capacidad de carga es uno de los puntos fuertes de este pick up ya que, aunque son cada vez más solicitados como vehículos para uso mixto e incluso único coche privado, quien lo adquiere en este último caso seguro que tendrá bicis, o una moto, o una tabla de surf que transportar de vez en cuando. Para estos menesteres, el NP300 Navara tiene una plataforma de carga que es 67 mm más larga que el modelo anterior de doble cabina y que tiene la mejor zona de carga de segmento al ofrecer 1.578 mm de longitud.

Nissan NP300 Navara: listo para nuevos retos
 En el caso de la variante King Cab, hay que añadir 21 centímetros más. Ya decíamos que este modelo se atreve con 1.000 kilos a la espalda, perfectamente amarrados gracias al versátil y flexible sistema de anclajes C-Channel. Si se trata de remolcar, entonces la cifra asciende a 3,5 toneladas.

En el apartado del equipamiento, quedan lejos aquellos pick up tan irrompibles como espartanos y pobremente equipados. Nissan, en concreto, ha dotado a su nuevo modelo de elementos como la cámara de visión 360 o el sistema anticolisión frontal -características únicas en la categoría- además de control de velocidad de crucero, el asistente de arranque y descenso en pendiente, apertura sin llave, cámara de visión trasera, sensores de aparcamiento, climatizador doble, etc.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir