Un sitio web del tamaño de YouTube tiene presente todo el tiempo a “los próximos miles de millones”.

Es una frase que usa Robert Kyncl, director de negocios de YouTube, el centro de videos web propiedad de Google. En los próximos años, “internet será mucho más grande”, dice, ya que cada vez más personas de países en vías de desarrollo se conectan por vez primera. Para ellos, abrir YouTube será como encender un televisor, pero de bolsillo, ya que gran parte de este consumo se llevará a cabo a través de teléfonos inteligentes.

El internet inalámbrico conectó al mundo en las décadas de 1990 y 2000. Ahora, los teléfonos inalámbricos llevan el mundo a tu bolsillo. En estos días, todas las empresas de medios de comunicación idean planes para un planeta móvil sobre todas las cosas.

En YouTube, la transmisión de videos a través de dispositivos móviles ha crecido dos veces más rápido que la transmisión en computadoras de escritorio. Ha sido todo un reto generar ingresos, ya que es más difícil hacer dinero a través de pantallas más pequeñas.

Aunque YouTube haya implementado suscripciones a Red, el servicio sin anuncios por 10 dólares al mes, Kyncl predijo que “la mayoría de los ingresos de YouTube siempre provendrán de la publicidad”. Dijo que eso se debe a que “los próximos miles de millones de personas que se conectarán probablemente solo podrán monetizarse a través de los anuncios”.

Pensando en algo más que en YouTube, Kyncl predijo que los teléfonos móviles “serán la pantalla principal” en un futuro no tan distante. Sala de televisión, hazte a un lado.

Entonces ¿quién ganará en un mundo esencialmente móvil?

“La gente que innove más rápido”, dijo Kyncl. “El ritmo del cambio que se está dando es muy acelerado. Eso significa que la gente que va al paso del cambio —o que fuerce el cambio y lo provoca— probablemente esté en una posición muy buena”.

Al final de nuestra conversación, le pregunté a Kyncl cuáles son las diferencias entre los magnates de los medios del pasado y los magnates de los medios del mañana y su respuesta me sorprendió.

“De hecho no creo que haya magnates de los medios en el futuro”, dijo. “La razón es que los magnates de los medios nacieron al principio… Ted Turner, el fundador de CNN, es un ejemplo excelente. Había poco espacio de distribución en los sistemas por cable y vía satélite. Si lograbas encontrar la forma de tener acceso a eso y luego generar propiedades, entonces controlabas parte del escaso espacio disponible”.

Mencionó como ejemplo adicional a la familia Roberts, los creadores de Comcast.

“A final de cuentas, solo había un puñado de personas que controlaban porciones muy grandes del espacio disponible limitado”, prosiguió. “Ellos se volvieron los magnates porque unas cuantas personas decidían qué sería lo que la gente vería”.

Este concepto de limitación simplemente no se aplica a YouTube, en el que se cargan cientos de horas de video cada minuto.

“En un mundo con un espacio disponible ilimitado, que es lo que internet ofrece, no hay unas cuantas personas decidiendo qué es lo que la mayoría de la gente ve”, dijo Kyncl. “Por lo tanto, no hay magnates de los medios”.

Tal vez no, pero el poder de YouTube lo hace parecer un magnate, al menos en este momento.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir