Google es una empresa de internet con una cierta presencia en el mundo del hardware, ya sea mediante la gama Nexus -que tiene una gran acogida entre el público-,algún modelo de tabletas o el «dongle» Chromecast.

Llevan tiempo dedicado a la investigación y ensayo de otros productos electrónicos y es en materia de dispositivos «wearables» en donde más ruido intentan hacer. Lo hicieron con las gafas «mágicas» Glass, llamadas a revolucionar el sector pero lo único que consiguieron fue poner en boca de todos este tipo de tecnologías.

Con el proyecto enfriado, la compañía propone resucitar este aparato, pero algo más enfocado hacia el mundo del negocio en donde las posibilidades son obvias. En, realidad, el fracaso comercial estaba garantizado con anticipación al estimarse que el precio de adquisición rondaría los 1.500 euros. Era inviable que aquello progresara en una serie de mercados como España, en donde se reclama cada vez más productos de precios contenidos.

Rebautizado como Project Aura, el gigante de internet podría reflotar el proyecto de Google Glass con la incorporación de una serie de mejoras técnicas que buscarían lograr el atractivo que no obtuvo en sus primeros meses de largas presentaciones. El equipo responsable del proyecto liderado por Tony Fadell podría, además, mostrar en 2016 dos dispositivos «wearables», a tenor del medio especializado «The Information».

El dispositivo original pecó de recibir una estética muy «geek» que hizo que los usuarios de perfil medio perdieran interés en portarlas en sus caras. La disposición de una minipantalla en el ojo derecho provocó críticas feroces. Ahí es donde, precisamente, ha atacado la compañía con un nuevo prototipo. Se habla que una de las versiones nueva no contará incluso con el icónico cristal. El reto es unir diseño, moda y tecnología en un solo lugar después de observar detenidamente las tendencias del mercado actual.

Contaría, además, con dos modelos, uno más orientado al mundo laboral y, otro, diseñado para el deporte. Como novedad, el usuario deberá colocarse un pequeño auricular «in-ear» tipo Motorola Hint, un pequeño «gadget» conectado por Bluetooth presentado por la empresa americana el pasado año que tampoco tuvo el impacto esperado. Con este objeto se podría responder a las diversas introducciones del usuario o realizar búsquedas.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir