Una de las cosas que más rabia da cuando volvemos de hacer la compra es olvidarnos de un producto. Pero con un pequeño objeto conectado via Bluetooth a nuestro teléfono podemos escanear el código de barras del último yogur que hemos tomado para que se añada automáticamente a nuestra lista de la compra.

Una cadena de supermercados ya ha desarrollado esta solución con forma de imán de nevera, que también incorpora reconocimiento de voz por si quieres añadir elementos con una simple orden a una lista online que se sincroniza con una aplicación por si quieres pedir algo que ves fuera de casa.

Mejora de las apps existentes

Algunos supermercados están llevando a cabo experiencias muy innovadoras, como por ejemplo la recepción de ofertas a través de luces inteligentes que solamente perciben los smartphones. Esto es muy sutil, pero muchos tendrían que poner más de su parte por mejorar las apps.

En España hay algunas excepciones para comprar desde la tablet de forma muy cómoda, como el software de Grability que utilizan unos grandes almancenes. Pero la gran mayoría de vendedores de productos de alimentación tendría que ponerse las pilas con sus apps propias.

Una forma sencilla de mejorar es que te ofrezca ofertas basadas en tu historial o tus gustos, pero también que te guíe por los pasillos si vas a hacer la compra físicamente. Y si puedes evitar pasar por caja y pagar desde el teléfono mejor que mejor, como ya se plantea algún supermercado británico.

¿Triunfarán los ‘beacons’?

Gracias a los beacons podemos recibir ofertas y recordatorios cuando pasemos por el pasillo de una tienda. Eso sí, además del Bluetooth encendido, tendríamos que tener la app de la tienda y las notificaciones push activadas para que nos lleguen las alertas.

Y, claro, la mayoría no llevamos encendido el Bluetooth de nuestro teléfono por ahí aunque los últimos estándares de la tecnología hagan que consuman menos batería que hace unos años. Sin este requisito es difícil que estas pequeñas balizas triunfen, aunque son una buena manera nuestro teléfono con la tienda física.

Se lleva un tiempo hablando de esto, pero todavía no ha despegado ¿Le falta un buen empujón, como a los pagos via NFC? Habrá que esperar a ver si las superficies comerciales lo implantan y si nosotros aceptamos esa invasión de nuestra pantalla del móvil, porque recuerda a mucho a ‘Minority Report’.

Robots, ‘wearables’ y grandes pantallones

Robots que sustituyen a personas y pulseras o relojes inteligentes para controlar las existencias. Esta escena que parece cien por cien futurista puede formar parte del futuro de muchos pasillos de los almacenes de los grandes espacios en los que llenamos nuestro carrito. Lo peor de esto es que muchos puestos de trabajo se pueden ir al garete.

Otro detalle que no puede faltar son las grandes pantallas que ya inundan los centros comerciales y las tiendas más avanzadas. En ellas podremos ver ofertas, interactuar con la marca en redes sociales, conectarnos via wifi y, en un futuro cercano, reservar o pagar un producto.

Eso sí, siempre estarán los que prefieran una buena atención humana

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir