Mediante una presentación simultánea en varias ciudades del mundo, HTC ha anunciado su nuevo teléfono. Llega en un momento delicado: los ingresos y beneficios de la compañía llevan varios trimestres cayendo, y la empresa alcanzó el pasado verano una valoración inferior a su efectivo restante, una señal en absoluto positivo. Sin embargo, la compañía sigue viva y hoy lanza el HTC One A9. Con muchas coincidencias con el iPhone 6s.

Su diseño no es el único parecido: tras muchos dispositivos con botones capacitivos o de software, HTC ha recuperado el botón frontal físico, que de paso le sirve para integrar el sensor dactilar.

Por lo demás, es un terminal con pantalla de 5 pulgadas Full HD, memoria RAM de 2 GB, almacenamiento de 16 GB y slot microSD, cámara trasera de 4 megapíxeles con tecnología Ultrapixel y flash de doble tono, cámara frontal de 13 megapíxeles (HTC es de los que se subió al carro de las selfies sin pensarlo), y el procesador Snapdragon 617, un chip que actualmente es de gama media.

En torno a la cámara, HTC ha anunciado una vitaminación en cuanto a características de software: disparo en RAW, modo Hyperlapse (al estilo de la app de Instagram), controles manuales, etc. Todo queda resumido en este vídeo.

La principal gracia del One A9 es que llega con Android Marshmallow, la última versión del sistema operativo de Google. Y además, HTC ha prometido que cada actualización de Android llegará a este One A9 quince días después de que Google la libere.

Todo ello, con una batería de 2.150 mAh. Por supuesto, esto son “sólo” especificaciones que sobre el papel no dicen demasiado. Lo importante será la experiencia posterior con el terminal, pero a priori, no son especificaciones que vayan a ilusionar a nadie.

Esa batería con una pantalla Full HD de ese tamaño no tiene buenos antecedentes, la cámara de un HTC a estas alturas sólo levanta suspicacias, y por lo demás no hay nada que haga pensar “oh, sí, ahora sí, por fin”.

Pero una vez más, todo esto es la impresión que nos llega tras una lectura de sus especificaciones y un vistazo superficial. La hora de la verdad llegará en el día de la reseña, cuando hayamos podido probarlo de verdad.

¡Compártelo en tus Redes!

Compartir